En su primer cambio, perdió un 18,8%

Enel Green Power logra cerrar su primera jornada en Bolsa en tablas

La filial de energías renovables de la italiana Enel, que cayó un 18,8% en su primer cambio esta mañana, ha logrado cerrar su primera sesión en Bolsa repiendo el precio de salida a cotizar, 1,6 euros.

El presidente de Endesa, Borja Prado, a la derecha, y el presidente de Enel Green Power, Luigi Ferraris, en el toque de campana.
El presidente de Endesa, Borja Prado, a la derecha, y el presidente de Enel Green Power, Luigi Ferraris, en el toque de campana.

Aunque el Palacio de la Bolsa de Madrid ha recibido a sus visitantes con una alfombra verde, color corporativo de la empresa que estaba a punto de debutar en el mercado bursátil español, el color que ha dominado en el estreno de la compañía en Bolsa ha sido el rojo.

Enel Green Power ha debutado con una caída del 18,8% en la Bolsa de Madrid, frente al 4,37% del mercado de Milán. La empresa confirmó a Cinco Días que el fuerte descenso en el parqué madrileño se debió a "cuestiones técnicas derivadas de una falta de coordinación entre los dos mercados". Además, apuntaron la diferencia que hay entre el número de particulares que han participado en la OPV entre los diferentes países, donde más del 70% han sido italianos. "La prueba de que ha sido algo pasajero es que a los pocos minutos las cotizaciones estaban a la par en ambas Bolsas".

Mientras, BME, confirmó que Green Power entró en subasta de volatilidad al minuto de iniciarse la cotización ante el fuerte desajuste que había entre oferta y demanda.

Tras el tradicional toque de campana, Borja Prado, presidente de Endesa, ha asegurado que "sacar a Bolsa esta empresa, una de las 15 primeras en capitalización bursátil en el mercado español, es una decisión muy importante y una gran apuesta por parte del grupo Enel con respecto a España. Queremos estar presentes en el Ibex y estoy seguro de que la cotización de esta empresa que hoy comienza su andadura bursátil será un éxito a largo plazo".

Finalmente, EGP ha saltado al parqué a un precio de 1,6 euros por título, por debajo de la horquilla de entre 1,8 y 2,1 euros establecida inicialmente. La filial de renovables de Enel ha sacado a Bolsa un 32,5% de su capital después de que los colocadores de la operación hayan decidido ejercer su derecho de 'green shoe' (opción de compra de los bancos colocadores) y hayan comprado 210 millones de acciones.

A pesar de llegar a caer un 18,8% en su primer cambio, las acciones de EGP han cerrado en tablas, repitiendo el precio de salida a Bolsa, 160 euros.

Según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), del 32,5% del capital colocado en el mercado a través de la Oferta Pública de Venta (OPV), el 28,3% corresponde a inversores particulares e institucionales.

Entre los bancos colocadores se encuentran Mediobanca, BBVA, Caja Madrid y La Caixa. En total, el valor del 'green shoe' equivale a un 4,2% de Enel Green Power, cuya capitalización bursátil, al precio fijado, ronda los 8.000 millones de euros.

La compañía asegura que, en total, ha recibido solicitudes de compra por 1.779 millones de acciones, frente a los 1.415 millones de acciones de la emisión dedicadas a accionistas y frente a los 1.625 millones de acciones que se colocarán finalmente, con el 'green shoe' incluido.

De los 344.180 inversores interesados, 331.291 se encuentran en Italia y 12.670 en España. Además, hay 219 inversores institucionales interesados, que solicitaron 516 millones de acciones. Esta desproporción entre muestras de interés de accionistas minoritarios e institucionales ha hecho que la compañía haya invertido la relación de fuerzas inicialmente planteada y haya dado un peso mucho mayor a los primeros.

De hecho, el 75% de la Oferta Pública de Venta /OPV), o 1.218 millones de acciones, ha sido comprado por accionistas minoritarios italianos, mientras que el 2,75%, o 44,6 millones, por minoritarios españoles. Los inversores institucionales han adquirido 361,6 millones de acciones, o el 22,3% restante.

Esta distribución de tramos difiere de la inicialmente prevista por la filial de renovables de Enel, que había asignado un 85% de la OPV a inversores institucionales y el 15% restante a minoristas italianos (12,5%) y españoles (2,5%).