Lufthansa suspende esta noche las operaciones con el A380, pero las reasume mañana

Qantas y Singapore Airlines suspenden todos sus vuelos con el A380

La aerolínea Singapore Airlines ha suspendido sus vuelos a bordo de su floya de aviones 'superjumbo' A380 tras el incidente registrado en la aeronave de la australiana Qantas que obligó a un aterrizaje de emergencia en Singapur la pasada madrugada. Esta mañana la australiana Qantas suspendió todos sus vuelos con el A380 y Lufthansa ha anunciado que suspenderá esta noche todas sus operaciones con sus aeronaves modelo A380 para efectuar una revisión técnica de las mismas, aunque reasumirá los vuelos con total normalidad mañana.

Los técnicos evalúan los daños
Los técnicos evalúan los daños

Qantas especificó que una vez detectado el fallo en el motor y en línea con los procedimientos establecidos, los pilotos decidieron su retorno a Singapur, donde el aparato aterrizó con toda seguridad a las 11.45 horas (hora local).

La aerolínea ha atendido a sus pasajeros y tripulantes proporcionándoles alojamiento en Singapur, aunque está preparando un vuelo especial con destino a Sidney que se operará previsiblemente mañana por la mañana para devolver a los pasajeros afectados a su destino.

Por su parte, la aerolínea Singapore Airlines ha suspendido sus vuelos a bordo de su floya de aviones 'superjumbo' A380 tras el incidente registrado en la aeronave de la australiana Qantas que obligó a un aterrizaje de emergencia en Singapur la pasada madrugada. La compañía informó de que tiene que hacer revisiones de los aparatos por recomendación del fabricante de los motores, Rolls Royce, y de la propia Airbus.

"Nuestro fabricante de motores Rolls Royce y el constructor de aviones Aitbus nos han aconsejado que realicemos chequeos técnicos preventivos en nuestros aviones A380, tras el incidente que se produjo en otro operador de la aeronave", destacó el vicepresidente de asuntos públicos de la aerolínea, Nicholas Ionides, en un comunicado.

Asimismo, la alemana Lufthansa suspenderá esta noche todas sus operaciones con sus aeronaves modelo A380 para efectuar una revisión técnica de las mismas, aunque reasumirá los vuelos con total normalidad mañana, según informó un portavoz de la compañía a Europa Press.

Aterrizaje de emergencia

El fabricante aeronáutico europeo Airbus reconoció hoy que el incidente ocurrido con un A380 de la compañía Qantas, que tuvo que efectuar un aterrizaje de emergencia en Singapur, es el mayor de uno de estos aviones gigantes desde su entrada en servicio en 2007.

"No había habido una incidencia como ésta", reconoció un portavoz de Airbus, que dijo a Efe no poder avanzar las causas porque "se está investigando".

El portavoz, que no quiso calificar la gravedad del suceso, puso el acento en que "el avión hizo un aterrizaje seguro", y tampoco quiso comentar la decisión de Qantas de inmovilizar toda su flota de seis unidades del A380.

Insistió en que prestarán toda la ayuda que se les solicite en la investigación, aunque señaló que al tratarse de una cuestión del motor, el primero en tener que prestar asistencia es el fabricante de ese componente, es decir, el británico Rolls Royce.

El aparato puede albergar hasta 853 pasajeros en sus dos pisos, mide 73 metros de largo y 24,1 de altura, tiene 79,75 metros de envergadura, su peso máximo al despegue es de 540 toneladas y su armazón pesa 308 toneladas.

Por el momento, Airbus ha entregado 38 de estos aviones gigantes (a las compañías Quantas, Emirates, Singapore Airlines, Air France y Lufthansa) que hasta finales de septiembre habían transportado a siete millones de pasajeros.

Air France indicó hoy que pese al incidente de Qantas, no tiene intención de suspender sus operaciones con sus cuatro A380, que además no están equipados con motores de Rolls Royce, sino de un consorcio de fabricantes compuesto por Pratt & Wittney, General Electric y Safran.

Fallo en un motor

Emma Kearns, una portavoz de Qantas, aseguró que el aparato sufrió un fallo en uno de sus cuatro motores poco después de despegar desde el aeropuerto de Changi en Singapur hacia Sídney, con 433 pasajeros y 26 tripulantes a bordo. Aunque el aparato podría haber seguido volando con sólo tres motores, el piloto decidió regresar a Singapur por precaución mientras sobrevolaba Indonesia. Kearns indicó que no hubo heridos y negó que hubiera ocurrido una explosión a bordo.

El vuelo aterrizó en la Ciudad-Estado a las 11.45 hora local (3.45 GTM), e inicialmente algunos medios indonesios informaron de que se había estrellado cerca de la isla de Batam, sobre la que vertió gran cantidad de fuel.

El A380 acumula varios incidentes desde 2007

El incidente protagonizado hoy por un A380 de la compañía Qantas ha estado precedido no obstante de otros contratiempos desde su primer vuelo comercial realizado en octubre de 2007.

El mayor avión comercial del mundo sufrió su primer incidente el 10 de enero de 2008 al salirse de la pista del aeropuerto de Singapur cuando era remolcado por una grúa para preparar su despegue.

La aerolínea señaló que la aeronave se salió del asfaltado y fue a parar al césped cuando todavía no estaba utilizando su propia fuerza, sino que estaba siendo remolcado hacia la pista de despegue por una grúa, que sufrió un fallo en su sistema hidráulico.

El 26 de marzo del mismo año, problemas técnicos impidieron de nuevo el despegue de un superjumbo de Singapore Airlines (SIA), como consecuencia de un fallo originado por una bomba de combustible. El suceso obligó a trasladar a los pasajeros, que se dirigían a Sídney (Australia), a un avión más pequeño tras seis horas de espera.

Ya en 2009, un incidente informático obligó a otro A380 del grupo Air France a volver a aterrizar en Nueva York poco después de haber despegado el 23 de noviembre del citado año, tres días después de la jornada inaugural de su línea entre esa ciudad y París.