El acceso al crédito "más limitado y caro"

Banco Pastor augura una década "de turbulencias"

El presidente del Banco Pastor, José María Arias, ha comparado la crisis con un "tsunami sin precedentes" y ha señalado que sus réplicas "aún van a dar que hablar", tras lo que ha augurado que en la próxima década se van a producir "turbulencias, incertidumbre y caídas de la actividad económica".

Arias, que ha participado en la 1ª Convención Nacional de Directivos organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), ha afirmado que los proyectos que sean solventes sí tendrán acceso al crédito, pero que éste será "más limitado, más caro y más selectivo".

El responsable de Banco Pastor ha indicado que este "tsunami" no ha afectado sólo a las entidades financieras, sino que se ha extendido al resto de la economía y ha hecho que cambien las reglas del juego. Antes "había barra libre de liquidez", pero "en un abrir y cerrar de ojos se ha pasado a la sequía absoluta". "Ahora no se va a poder financiar todo y va a ser imprescindible diferenciar entre proyectos", ha asegurado.

En este contexto, ha aludido a los acuerdos de Basilea III, que hacen mayores exigencias de capital a las entidades financieras y que ese mayor coste de la liquidez "se va a trasladar a los clientes". Al tener que respaldar con "dinero seguro" los proyectos a largo plazo, ha añadido, éstos van a tener "más dificultades" para encontrar apoyos.

Otra de las consecuencias de la crisis será que el mercado "no va a volver a tolerar niveles excesivos de apalancamiento en ningún sector". Por otra parte, Arias ha advertido de que el Estado del Bienestar, tal como se conoce hasta ahora, "será una reliquia completamente del pasado", pues se producirán "profundos cambios socioeconómicos".

Las entidades financieras verán, según el análisis de Arias, una mayor regulación de su actividad, crecimientos "mucho menores", menos "jugadores" pero de mayor tamaño, una reducción de la liquidez, costes más elevados de financiación y una "aversión al riesgo". "Además nos tenemos que enfrentar a la competencia en Internet, una alta morosidad y activos improductivos", ha dicho.

En cualquier caso, ha insistido en que "seguirá habiendo crédito para los proyectos solventes" y ha indicado que el Banco Pastor ha incrementado, en el primer semestre del año, en un 17% los créditos a particulares y pequeñas y medianas empresas, un porcentaje que asciende al 36% si se tienen en cuenta las líneas de apoyo del Instituto Oficial de Crédito (ICO).

"Una enfermedad muy grave"

Por su parte, el ex secretario general de CC.OO. José María Fidalgo se ha mostrado "escéptico" en relación con las medidas tomadas para combatir la crisis. "No oigo ninguna discusión y creo que se está confundiendo una enfermedad muy grave con los síntomas", ha avisado y ha indicado que la crisis es de "la economía real", no de los mercados financieros.

Asimismo ha manifestado su "preocupación" por la "crisis de legitimación de las instituciones del país" y ha recomendado a España que confeccione un plan de crecimiento que permita incrementar a la vez "productividad y competitividad".