Presupuestos autonómicos

Las regiones recortan un 6,5% el gasto, un esfuerzo menor al estatal

La necesidad, y casi obligación, de reducir el déficit público ha provocado que las comunidades autónomas reduzcan el presupuesto de gasto no financiero para 2011 por primera vez en la historia reciente. Cae un 6,5%, cifra que equivale a 8.700 millones, mientras que el Estado reduce el gasto un 7,9%.

El presupuesto no financiero de las comunidades autónomas que ya han anunciado las cuentas para el próximo año ascenderá a 124.676 millones de euros, 8.700 millones menos que el año anterior. En la comparación no aparecen ni Cataluña ni Baleares -que han prorrogado el presupuesto-, ni Asturias ni Murcia, que todavía no lo han presentado.

El recorte presupuestario supone un hecho excepcional y va en la línea del Estado central, que también recortará un 7,9% el gasto no financiero por primera vez. La deteriorada situación de las cuentas públicas y las presiones de los inversores internacionales para reducir los números rojos explican la novedosa e inaudita política de austeridad. Las partidas más afectadas son las relacionadas con la inversión, que caen en todas las comunidades. Por ejemplo, la inversión del Gobierno madrileño descenderá un 18,3% y la de Valencia, un 7,8%. El País Vasco no sigue la tendencia general y eleva esta partida un 3,8%.

En este sentido, el Gobierno de Patxi López supone una rara avis. También es la única comunidad que no recortará su presupuestos, ya que debe financiar las nuevas competencias transferidas por el Estado. Y si bien el resto de territorios aplica recortes, las diferencias entre ellos son notables. Así, el Ejecutivo canario destaca por utilizar la tijera presupuestaria con mayor intensidad. Reducirá el presupuesto en un 12,5%, una cifra muy alejada de la Comunidad Valenciana, cuyo recorte se queda en el 4,8%, el menor de todas las regiones (ver gráfico).

Los mayores tijeretazos se asignan a las partidas de inversión pública

Junto al tijeretazo en inversiones, sobresale el menor gasto derivado del pago de sueldos públicos. Esta medida fue aprobada por el Gobierno central y las comunidades la acataron. Las políticas de austeridad deben traducirse en una reducción del déficit autonómico, que este año alcanzará el 2,4% del PIB según las estimaciones de Hacienda y bajará hasta el 1,3% en 2011. Así, la credibilidad exterior de España depende, en buena medida, de lo que hagan las comunidades.

Baleares y Cataluña prorrogan sus cuentas

Cataluña y Baleares son las dos únicas comunidades autónomas que prorrogaran los Presupuestos de 2010 para el próximo ejercicio aunque por motivos muy distintos. En Cataluña, la proximidad de las elecciones a la presidencia de la Generalitat -que se celebrarán el próximo 28 de noviembre- obligó a posponer la aprobación del nuevo Presupuesto.

En Baleares, en cambio, ha sido la falta de apoyos al Ejecutivo de Francesc Antich la causa de prorrogar las cuentas. Con todo, fuentes del Ejecutivo balear alertaron que la subida de un punto en el IRPF para las rentas superiores a 100.000 euros que debía incluirse en el nuevo Presupuesto se añadirá en una ley que ya se está tramitando.

Adiós generalizado a la deducción por vivienda

Ningún territorio, con la excepción de la Comunidad de Madrid, ha incluido en su presupuesto el mantenimiento de la deducción por compra de vivienda en la parte autonómica del IRPF. Si bien el Gobierno ha eliminado este incentivo fiscal para las rentas superiores a 24.000 euros, los Ejecutivos autonómicos tienen la potestad parar legislar y mantener el beneficio tributario en la parte autonómica del impuesto.

Sólo los residentes fiscales en Madrid con rentas superiores a 24.000 euros y que adquieran una casa a partir de enero podrán acogerse a una deducción del 7,5%. En cualquier caso, la eliminación aprobada por el Gobierno central no se aplica retroactivamente y sólo perjudicará a quien compre una casa a partir de 2011.

Sin margen para reducir los pagos de intereses

La política de austeridad se observa en todos los capítulos de gasto con la excepción de las partidas destinadas a pagar los intereses de la deuda. El capítulo tres de los presupuestos autonómicos, que corresponde a los gastos financieros, crece en todas las comunidades. En Madrid, el aumento es de un 14,4% y, en la Comunidad Valenciana, de un 16%. Cifras considerables que empequeñecen al compararse con Extremadura, cuyo gasto financiero aumentará un 35,4%. Con todo, Extremadura mantiene una deuda por debajo de la media autonómica, que alcanzó el 9,9% del PIB en el segundo trimestre.

Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares son, por este orden, los territorios más endeudados. Aun así, la Generalitat catalana aprobó recientemente una emisión de deuda -los bautizados bonos patrióticos- dirigida a particulares de hasta 2.500 millones de euros y a un tipo de interés del 4,75%.

El déficit de mañana

El Ejecutivo valenciano anunció la semana pasada una nueva emisión de 1.000 millones para financiar el gasto hasta finales de año. El temor a que las regiones se sobreendeuden ha llevado al Gobierno a reforzar los mecanismos para controlar las emisiones. No hay que olvidar que la deuda autonómica de hoy será el déficit de mañana, cuando se abonen los intereses que, en el caso de los bonos patrióticos, son muy altos.