La city

'Más pobre y triste que yo'

Como en el poema de Calderón de la Barca Cuentan de un sabio, que un día... siempre es posible mirar para atrás y ver a alguien más pobre y triste que uno mismo. Tan reconfortante sensación puede sentirse cuando se escucha comparar a los economistas portugueses la situación financiera de su país con la española. Desde su perspectiva, el déficit público español es más fácilmente controlable que el luso, simplemente porque el suyo es crónico y va casi en la genética presupuestaria de los Gobiernos vecinos. En cambio, los españoles ya han demostrado su capacidad para controlar las cuentas públicas.

Quizá se comprenda por qué los mercados continúan castigando la deuda soberana portuguesa con más dureza que la española. En fin, el que no se consuela es porque no quiere.