A fondo

Los bancos cerrarán más el grifo para prestar a pymes

Se puede decir más alto, pero no más claro. Todos los directivos de cajas y bancos mantienen la misma opinión. "2011 será un ejercicio peor que el presente". Esta previsión toma mayor importancia si se tiene en cuenta que sólo quedan dos meses para cerrar 2010, y los presupuestos para el próximo ejercicio están prácticamente configurados. Los menores ingresos, la aún creciente entrada de morosidad y el coste de la guerra del pasivo no hacen más que añadir tensión a estas estimaciones. La batalla por captar depósitos cueste lo que cueste ha sido definida por Popular de "insana", y eso que participa y seguirá participando en ella. El consejero delegado de Santander, Alfredo Sáenz, que junto al grupo que preside Ángel Ron avivaron esta guerra en marzo, calificó la situación actual de competencia de "desquiciada, exagerada y desbordada". El director general de La Caixa, Juan María Nin, también criticó el viernes esta guerra al afirmar que "no es sostenible" en el tiempo. Y conminado a los agentes económicos a ponerle fin cuanto antes, ya que pone una "presión sobre la cuenta de resultados que será muy mala para el futuro". Los banqueros aseguran cuando se les pregunta en petit comité que esta batalla provocará la caída de más de una entidad financiera en 2011, lo que llevará consigo otra oleada de fusiones. Pero hay otro punto que ha pasado más desapercibido y que se está instalando ya en la estrategia a seguir por la banca el próximo año. Restringir más el crédito para compensar los costes que suponen las mayores provisiones por la entrada en vigor de la nueva circular del Banco de España. Hasta ahora los bancos y las cajas se habían escudado en que la demanda de crédito de las pymes había descendido considerablemente para justificar las caídas de las concesiones. Pero el primero en dar la voz de alarma ha sido el director general y financiero de Banco Popular, Jacobo González-Robatto, quien augura mayores restricciones a la concesión de crédito a las pymes, por la "particularmente dañina" circular que exige que si estas empresas llevan sin pagar un préstamo que no tiene garantías más de 90 días, el banco debe cubrir el 100% en menos de un año. La futura norma sobre capital, Basilea III, también penaliza la concesión de créditos. Un estudio de PricewaterhouseCoopers asegura que la nueva norma de capital implica una menor concesión de créditos a las pymes, lo que afectará al PIB español. Nin fue tajante el viernes. "El sistema financiero es por primera vez un problema y no una solución" para la recuperación económica. Dijo que Basilea III "añade más presión al sistema financiero español y podría dañar la recuperación económica". La guerra del pasivo puede incluirse en la lista.

"La banca es un problema para la recuperación"