España aleja las dudas de los inversores

El mercado presiona de nuevo sobre la deuda de Irlanda y Portugal

La presión en la deuda se reaviva. Irlanda y Portugal centraron de nuevo las preocupaciones ayer, al tiempo que España se desliga con mayor claridad de los países considerados peligrosos gracias a sus mejoras presupuestarias. Mientras, en la UE crece la tensión por la intención de Alemania y Francia de reformar el Pacto de Estabilidad.

Las tensiones regresan al mercado de renta fija. Las incertidumbres que rodean a Portugal, aún pendiente de la aprobación de los presupuestos; las dudas sobre la capacidad de Irlanda de poner sus cuentas públicas en orden con un sistema financiero herido, junto a la preocupación sobre Grecia volvieron a dominar ayer. La rentabilidad del bono irlandés a 10 años llegó a superar el 7% por primera vez, para cerrar en el 6,82%. La deuda portuguesa, por su parte, se disparó al 5,94%, mientras que la de España, apenas afectada, repuntó levemente al 4,19%, lo que deja la prima de riesgo en 162,5 puntos básicos.

Las dudas sobre el margen de maniobra de ciertos Estados europeos crece y el debate ha cobrado relevancia al coincidir ayer con el arranque del Consejo Europeo en Bruselas. La intención de Alemania y Francia de reformar el Pacto de Estabilidad para incluir sanciones políticas como la suspensión del derecho de voto de los Gobiernos que violen las normas presupuestarias de la UE causó mucho revuelo. La tensión para hoy está servida pues Berlín amenaza con no renovar su contribución al Fondo Europeo de Estabilización Financiera, la hucha común creada para proteger el euro y que expira en 2013. A la espera de ver cómo finaliza la cumbre, el foco de tensión del mercado regresa a los países menos aplicados.

"El mercado ha vuelto a centrarse en la reducción del déficit. Mientras en España se va corrigiendo, las dudas sobre las cifras de Grecia crecen, pues se teme que la revisión de los datos de 2009 terminen afectando a los de 2010; en Portugal el gobierno y la oposición aún no han llegado a un acuerdo sobre los presupuestos y en Irlanda hay una debilidad manifiesta en el sector financiero", afirma Borja Gómez, de Inverseguros.

La rentabilidad del bono irlandés a 10 años supera el 7% por primera vez

La semana pasada la UE revisó las cifras de déficit de 2009 y si bien para España, el dato final quedó en el 11,1% frente al 11,2% anterior, las cifras de 2009 de Grecia se pusieron en revisión, lo que hace temer al mercado un déficit aún mayor del 13,6% que se manejaba hasta ahora y que termine empañando los avances realizados este año. Para Portugal la cifra de 2009 se revisó una décima a la baja hasta el 9,3% y para Irlanda se aumentó una décima, al 14,4%.

El mercado sigue mirando con preocupación a Irlanda, Portugal y Grecia mientras que las dudas sobre España se suavizan día a día, algo a lo que ha contribuido la publicación esta semana de datos relevantes. Entre enero y septiembre, el Estado recaudó por IVA 37.410 millones, un 11,4% más que en 2009. Al mismo tiempo, el déficit central alcanzó en septiembre el 3,45% del PIB frente al 5,96% registrado en el mismo periodo del año anterior. Una caída del 42% que se ha aplaudido en el mercado, a la espera de ver cómo quedarán las cifras una vez se sumen las comunidades autónomas.

"España está dando muestras de que está cumpliendo expectativas. Portugal no y por eso tuvo que aprobar un nuevos recortes, en Irlanda se está a la espera de más medidas en noviembre, mientras que Grecia no está cumpliendo en ingresos todo lo que debería", dice Virginia Romero, de Ahorro Corporación.

Las mayores preocupaciones rodean a Irlanda pues sanear el sector financiero puede costar 50.000 millones al Estado. Así, poco ayudó ayer conocer que bonistas de Anglo Irish Bank, con unos 690 millones de deuda subordinada, no están dispuestos a aceptar un canje de deuda propuesto por la entidad que implicaría pérdidas del 80%.

El Ibex rompe con tres caídas consecutivas

El Ibex pudo romper con tres caídas consecutivas ayer en una sesión en la que destacaron la batería de resultados empresariales presentados y el descenso mayor de lo esperado de las solicitudes de desempleo en EE UU. La Bolsa subió el 0,5% para concluir en los 10.753 puntos.

El avance de la Bolsa española estuvo en línea con el del resto de grandes plazas europeas. El Euro Stoxx subió el 0,57%; el Footsie se anotó un 0,56% y el Cac ganó un 0,5%. Los inversores se mostraron reacios a hacer grandes apuestas a la espera de acontecimientos clave como la publicación de los datos de PIB del tercer trimestre en EE UU hoy o del resultado de la reunión de la Reserva Federal la semana que viene, cuando se espera que finalmente anuncie su plan de expansión cuantitativa.

En España en el terreno empresarial destacaron los resultados de Santander. La entidad ganó 6.080 millones y advirtió que no cumplirá con los objetivos, lo que le costó un castigo del 0,36%.

En EE UU los inversores se mostraron indecisos. Al cierre el Dow Jones cayó un 0,11%; el Nasdaq subió el 0,16% y el S&P 500 un 0,11%.