Senasa confirma las candidaturas

Más de 2.000 aspirantes a controlador aéreo

Más de 2.000 candidatos han presentado la solicitud para convertirse en controladores aéreos, de los que han sido elegidos en una primera fase 150 aspirantes para realizar los cursos, según ha informado hoy la presidenta de los Servicios y Estudios para la Navegación Aérea y la Seguridad Aeronáutica, Senasa, Eugenia Llorens Senasa, en un encuentro con periodistas.

Un controlador aéreo en su puesto de trabajo frente a una pantalla de organización del tráfico.
Un controlador aéreo en su puesto de trabajo frente a una pantalla de organización del tráfico.

La demanda de los cursos, según Llorens, "ha sido impresionante", porque cuando se abrió el proceso de presentación de solicitudes en "cinco minutos", añadió, Senasa recogió más de 900 inscripciones.

De las más de 2.000 candidaturas, Senasa realizó una primera selección escogiendo a 150 aspirantes, de los cuales sólo 48 podrán realizar finalmente el curso que proporciona la titulación de controlador aéreo.

"Sólo cogemos a un número determinado de alumnos porque esa es la capacidad del aula. Concretamente en el área de simulación, cuyo sistema de réplica es de gran calidad, tenemos una capacidad para formar solo a 48 alumnos".

Senasa lanzó en julio de 2010, tras privatizar la formación de los controladores aéreos, cursos a un precio mínimo de 45.000 euros.

Según indicó la directora de enseñanzas, está previsto que la formación empiece el próximo diez de noviembre y concluya tras 22 semanas de enseñanzas -8 semanas de teoría y el resto se destinan a ejercicios de simulación-.

Tras la finalización de los estudios, los candidatos "salen con licencia de alumno controlador y están ya preparados para que les contrate cualquier navegador que necesite sus servicios, dentro del proceso de liberalización de las torres", señaló Llorens.

Primer informe de sostenibilidad en la aviación española

La presidenta de Senasa ha presentado hoy, además, el primer informe de sostenibilidad en la aviación española de 2009, elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad en Aviación a iniciativa de la entidad pública Senasa.

El informe revela que la mala situación económica de España se ha traducido en una reducción en las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, motivado por un descenso en el número de vuelos y unido a la mejora en la búsqueda de la eficiencia energética en la flota de las aerolíneas.

No obstante, según indica el informe, las aeronaves son las culpables de la contaminación, en un 55%, del aire local donde queda ubicado el aeropuerto.

Con respecto a las operaciones futuras de las compañías aereas en el marco del sector económico, el observatorio ha concluido que "más allá del 2012", puede darse "un crecimiento del 4%" en número de operaciones y de pasajeros, lo que conllevaría un aumento del 2% en el consumo de combustible y en la cantidad de emisiones a la atmósfera.

En ese sentido, el informe advierte que durante los años venideros "deberán ser tenidos en cuenta" los procesos de liberalización progresiva de rutas, como los acuerdos de 'cielos abiertos' con Estados Unidos, los puestos en marcha con Latinoamérica y los previsibles nuevos acuerdos con Asia, porque "pueden ser de gran relevancia" para marcar el crecimiento del sector.

Por otro lado, se alude a que la implementación de mejoras operacionales fomentadas por programas como el Cielo æscaron;nico Europeo, entre otros, buscan conseguir establizar el crecimiento de las emisiones.

Estas medidas, unidas al futuro uso de biocombustibles, facilitarán estabilizar las emisiones de gases efecto invernadero en 2020, objetivo de la aviación internacional representada por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata).