Plan de ajuste económico

El Gobierno y la oposición portuguesa retoman las negociaciones presupuestarias

El Gobierno socialista y la oposición conservadora de Portugal retomaron hoy las negociaciones sobre el presupuesto del Estado para 2011, que debe aplicar un severo plan de ajuste económico, después de romperlas el pasado miércoles.

En declaraciones a varios medios lusos, el secretario general del centro-derechista Partido Social Demócrata (PSD), Miguel Relvas, confirmó que su formación se vuelve a sentar en la mesa de negociaciones a petición del ministro socialista de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos.

En la última semana, el Gobierno y el PSD no lograron alcanzar un acuerdo, que falló, principalmente, por la falta de consenso en la ampliación de las deducciones fiscales en los tramos fiscales más bajos y en una posible rebaja de la tasa social única.

Según la prensa lusa, el Ejecutivo presenta ahora un nuevo plan, que podría incluir estas demandas ya formuladas por la oposición.

El presupuesto del Estado para 2011, elaborado por el Gobierno, incluye drásticas medidas para reducir el déficit luso del 9,3% en 2009 al 4,6% en 2011 y así cumplir con las exigencias de la Unión Europea.

La reducción de salarios y personal de la Administración, aumentos de impuestos a la renta y operaciones de capital, congelación de pensiones, ventas de empresas y activos del Estado y reducción de gastos e inversiones públicas son algunas de las iniciativa de austeridad.

El Ejecutivo de José Sócrates, en minoría parlamentaria, necesita los votos o, al menos, la abstención del PSD para sacar adelante el presupuesto en la votación prevista para el próximo 3 de noviembre, ya que los otros partidos de la Cámara, dos marxistas y uno demócrata cristiano, han anunciado que votarán en contra.

La crisis portuguesa y la falta de resultado de las medidas de ajuste anunciadas ya en tres ocasiones a lo largo de este año llegó a disparar en los últimos meses los intereses que penalizaron la deuda soberana de Portugal por encima del 6,5 por ciento.