Gana 355 millones

Galp aumenta su beneficio un 36,8% hasta septiembre

La compañía petrolera Galp obtuvo un beneficio neto de 355 millones de euros entre enero y septiembre de 2010, lo que supone un aumento del 36,8% respecto al mismo período del año anterior.

En una comunicación oficial enviada a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) portuguesa, Galp precisó que si se excluyen los efectos del inventario y los elementos no recurrentes, el beneficio neto ajustado alcanza los 260 millones de euros, un 48 por ciento más que en los nueve primeros meses de 2009.

La compañía señaló que este crecimiento se explica por "la mejora registrada en todos los segmentos de negocio y en el aumento del precio y la producción de crudo, así como por el incremento del margen de refino, del volumen de petróleo procesado y de gas natural vendido en este período".

También subrayó que las cifras de este año suponen un regreso a la normalidad, después de que en 2009 los resultados se vieran afectados por la destrucción de la central de cogeneración de la refinería de Sines, localidad costera situada al oeste de Portugal, lo que paralizó la producción durante varias semanas en el primer trimestre del año.

GALP ENERGIA SGPS 13,27 0,45%

El beneficio bruto de explotación (EBITDA), por su parte, subió durante los nueve primeros meses del año un 42% y alcanzó los 820 millones de euros. Sólo entre julio y septiembre, la ganancia neta de la compañía energética portuguesa fue de 93 millones de euros, un 18,4 por ciento más que en el tercer trimestre de 2009.

Los ingresos operativos de Galp en el período enero-septiembre crecieron un 15,8$, hasta los 10.587 millones de euros, mientras que el beneficio por acción se situó en 0,43 euros por acción, un 38% más que en el mismo período del año anterior.

Respecto a la inversión, la empresa lo cifra en 864 millones de euros, lo que prácticamente duplica la cantidad destinada a este capítulo durante los tres primeros trimestres de 2009.

Los datos facilitados por la firma lusa a la CMVM también muestran una contracción generalizada en el mercado ibérico de la energía, y especialmente en España, donde las ventas de productos derivados del petróleo cayeron un 3%; las de gasolina, un 6%; las de diesel, un 1%, y las de gas natural, un 2%.

Galp Energía, que cuenta entre sus mayores accionistas con la italiana ENI y el grupo luso Amorim, es una de las empresas de las que el Gobierno portugués decidió desprenderse con el objetivo de reducir el déficit público. La empresa lusa está presente en 13 países y su plantilla asciende a 7.529 personas, de las cuáles 3.541 trabajan en estaciones de servicio.

Tras la publicación de estos resultados, las acciones de Galp subían en la Bolsa de Lisboa un 0,53 por ciento, hasta los 13,35 euros.