El recorte de primas ahorrará 600 millones

Industria aplaza limitar las horas de funcionamiento de las eólicas y solares

Industria ha dejado fuera del borrador de nueva regulación para las energías renovables el recorte de horas de funcionamiento de las plantas que estaba pactado con las eólicas, según el texto remitido al Consejo de Estado. El ministerio afirma que tratará esta limitación "posteriormente" para eólicas y fotovoltaicas.

El Ministerio de Industria ha remitido esta semana al Consejo de Estado el proyecto de real decreto que modificará la regulación de las energías renovables, pendiente de tramitación desde el mes de julio. El ministerio no ha incluido en este texto, al que tuvo acceso CincoDías, la limitación de horas de funcionamiento que pactó con las eólicas. De hecho, pospone este recorte a una futura regulación y apunta que este sistema también se aplicará a las instalaciones fotovoltaicas. No menciona, por otro lado, una posible limitación de horas para las plantas termosolares.

La única cuantificación económica sobre régimen retributivo que se recoge en la memoria económica que acompaña al borrador del real decreto se refiere al recorte de las primas para las nuevas instalaciones solares fotovoltaicas, que sí que entrarían en esta nueva normativa. La disminución de la retribución de un 45% para las plantas en suelo, de un 25% para las grandes instalaciones en cubierta y de un 5% para las pequeñas en tejado, provocaría unos "ahorros estimados de 141,5 millones en 2011, de 202,3 millones en 2012 y de 263,4 millones en 2013". El año pasado, las instalaciones fotovoltaicas en funcionamiento cobraron aproximadamente 2.600 millones en primas.

Industria estima en esta memoria que "aproximadamente el 35% del sobrecoste" del régimen especial, que según la Comisión Nacional de la Energía asciende a 5.888 millones, "corresponde a la energía fotovoltaica".

Industria analizará las alegaciones y el informe de la CNE para recortar primas

Por otro lado, en esta memoria económica, el ministerio afirma que "las disposiciones relacionadas con las limitaciones de horas de funcionamiento y modificaciones retributivas de las tecnologías eólica y fotovoltaicas van a ser tramitadas posteriormente, tras un análisis más detallado de las alegaciones recibidas y el informe de la CNE".

En un principio, tal y como se pactó con el sector eólico, el recorte de las primas a la eólica alcanzaba un 35%. Esta reducción se hacía efectiva limitando el número de horas subvencionadas medias que los parques podían producir. Todo lo que superara este límite no cobraría prima. Sin embargo, la CNE, en su informe sobre el real decreto, consideró que este recorte es muy "limitado".

Las patronales eólica y fotovoltaica han venido reclamando estos meses que se apruebe la nueva norma y se acabe con la incertidumbre.

Unos 40.000 empleos no creados

La Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif) hacía ayer, por otro lado, hincapié en que la desaparición del mercado fotovoltaico español "por el abandono del apoyo gubernamental" provocaría "la desaparición de unos 40.000 puestos de trabajo estables y de calidad". Además, el impacto macroeconómico negativo ascendería a 4.979 millones de euros que el Estado español dejaría de ingresar hasta 2020, según explicó ayer el director técnico de Asif, Eduardo Collado.

Además, desde la Asociación entienden que la anunciada rebaja de la retribución para las nuevas instalaciones "hará desaparecer a partir del año que viene todos los proyectos de plantas en suelo", si bien no tienen datos suficientes para avanzar durante cuánto tiempo se producirá este parón. "La reducción extraordinaria de tarifas, más los elevados costes de promoción, no permitirán que las instalaciones en suelo sean rentables y ese segmento de mercado desaparecerá hasta que los precios fotovoltaicos hayan bajado proporcionalmente", dijeron.