Las entidades necesitan 141.000 millones de financiación

La liquidez del 70% del sistema financiero español depende del BCE

Sólo un 5% de las entidades españolas tendría graves problemas si se cierran los mercados para obtener liquidez. El 70% de la banca contaría con liquidez garantizada gracias a los activos que puede descontar en el BCE, pero su dependencia sería muy elevada. La banca necesita 141.000 millones de euros de financiación hasta 2011.

La liquidez se ha convertido en un bien muy preciado para la banca. Necesario y costoso. Eso es lo que ha provocado la crisis financiera. Es como un pozo de agua que, de repente se seca. Nadie se había percatado antes del nivel del agua del pozo porque parecía que no tenía fondo, hasta que de repente, y sin previo aviso, comienza a escasear. Consecuencia: el precio de este bien se encarece de tal forma, que se convierte en un tesoro.

Basilea III, de hecho, establece entre otras normas, un marco temporal para la exigencia de dos ratios de liquidez. Por un lado, la disposición de suficientes recursos líquidos de alta calidad para cubrir un escenario de crisis aguda durante un mes. Y por otro, un coeficiente que garantice la cobertura suficiente del riesgo de liquidez sobre un horizonte a largo plazo.

Los mercados, de momento, han comenzado a abrirse, pero no se han normalizado, explican todas las fuentes consultadas. Y la dependencia del sistema financiero español al Banco Central Europeo (BCE) para obtener liquidez sigue siendo muy elevada.

Esa opinión generalizada también se recoge en un informe realizado por Analistas Financieros Internacionales (AFI), correspondiente a octubre. La banca española necesita liquidez por un total de 141.000 millones de euros hasta 2011, para lo que deberá aumentar la apelación de financiación al BCE, realizar emisiones en el mercado o avanzar en la reordenación del negocio, explica el estudio.

Los expertos de AFI aseguran que el sistema financiero español, en su conjunto, "podría afrontar un cierre casi total de los mercados utilizando el hueco de emisiones avaladas y los activos líquidos que dispone". Y únicamente un 5% se encontraría en problemas.

Pese a que el nivel de entidades que se encontrarían en dificultades es pequeño, no ocurre lo mismo con el número de firmas que dependen del BCE para obtener financiación. Sólo un 25% de bancos y cajas mantienen una posición holgada de liquidez, con una apelación al organismo que preside Jean-Claude Trichet del 3%.

El resto, un 70% de la banca española tendría la financiación garantizada gracias a su volumen de activos líquidos que puede presentar como aval al BCE. Este porcentaje supone una "dependencia elevada de apelación" a este organismo del eurosistema. Según datos del BCE, en julio bancos y cajas españoles pidieron 130.000 millones, todo un récord, que ha ido rebajando en agosto y en septiembre. En este mes pidió 97.680 millones, un 21,8% sobre el total del eurosistema.

La necesidad de liquidez por 141.000 millones de euros parte de los 244.000 millones en vencimientos de las entidades españolas, tanto de emisiones mayoristas como de pagarés, de amortización del saldo vivo titulizado y de la apelación al BCE.

Estos vencimientos se ven compensados en parte por 75.000 millones obtenidos de la actividad minorista y de 28.000 millones procedentes de las emisiones con aval llevadas a cabo en el tercer trimestre y de las ayudas FROB.

AFI asegura que el sistema cuenta con 150.000 millones de activos líquidos adicionales (colaterales) para poder descontar ante el instituto emisor europeo. En lo que va de año, la banca ha emitido 35.000 millones de euros.

Moody's cree que la rentabilidad de la banca seguirá "bajo presión"

La agencia de calificación crediticia Moody's asegura que el incremento de la morosidad registrado en agosto, y que situó la tasa en el 5,61%, la más alta desde febrero de 1996, es "negativo para el crédito" de la banca española y considera que su rentabilidad seguirá "bajo presión" durante los próximos 12 y 18 meses". En un informe sobre el crédito, Moody's señala que un incremento de los activos no rentables y unos mayores requisitos en las provisiones por créditos fallidos afectan negativamente a la rentabilidad, lo que en última instancia impacta en la capacidad de generación de capital interna de los bancos y podría traducirse incluso en pérdidas netas. Destaca que, aunque con menor intensidad, todavía espera que continúe el "deterioro en la calidad de los activos" durante 2010 y 2011 debido a que España necesitará varios años para digerir el exceso de oferta en el mercado inmobiliario".

Los bancos alemanes rechazan las exigencias extras de capital

La banca alemana criticó ayer las propuestas del Consejo de Estabilidad Financiera sobre las nuevas exigencias de capital para los grandes grupos financieros, al considerar que reducen su competitividad. El presidente de la Asociación de Bancos Alemanes (BdB), Andreas Schmitz, dijo en Fráncfort que las propuestas del Consejo de Estabilidad ponen en peligro la competitividad internacional de la banca alemana. A nivel mundial, las entidades germanas ya de por sí tienen una posición débil debido a las exigencias del Gobierno alemán y de la UE, sostuvo Schmitz. La banca alemana considera también que los límites al pago de bonus en los bancos que han recibido apoyo estatal también limita la competitividad. Alemania limita a 500.000 euros la remuneración máxima de los consejeros delegados de los bancos que ha recibido ayuda estatal, lo que impide a estas entidades contratar a directivos de otros países.