Despedida

De la Vega: "Cuando uno pertenece a un gobierno democrático, está con la maleta hecha"

La vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno hasta ayer, María Teresa Fernández de la Vega, se ha despedido hoy en una comparecencia en La Moncloa para agradecer su trato y colaboración desde la Casa Real hasta los ciudadanos y periodistas, pasando especialmente por el presidente del Gobierno, y en la que ha asegurado no estar sorprendida por su relevo: "Cuando uno pertenece a un gobierno democrático, está con la maleta hecha".

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, antes de su comparecencia ante los periodistas tras la remodelación anunciada ayer por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.
La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, antes de su comparecencia ante los periodistas tras la remodelación anunciada ayer por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

De la Vega ha comentado la charla que mantuvo el domingo por la noche con José Luis Rodríguez Zapatero y que el propio presidente adelantó ayer. Ambos hablaron sobre la remodelación del Gobierno. "Sorpresa, no, porque repito, los miembros del Gobierno estamos siempre a disposición de poder dejar el Gobierno, son las reglas del juego democrático, todos las aceptamos con gusto", ha insistido.

La portavoz, que ha comenzado su intervención agradeciendo el trato recibido por el Rey "y toda su familia", se ha detenido especialmente en explicar el "privilegio" que ha sido para ella trabajar junto a Rodríguez Zapatero "en estos intensos años" y al frente de un proyecto "social, comprometido, de ciudadanía y progreso". "Un proyecto que hasta en los momentos más duros ha merecido y merece la pena", ha recalcado.

Fernández de la Vega ha reconocido que ha sido la primera mujer en presidir un consejo de ministros, pero ha atribuido ese "mérito" de nuevo al presidente del Gobierno, "que así lo quiso" y ha ejercido una política de igualdad, y a las mujeres que durante décadas "han ido abriendo camino".

Finalmente, ha dado las gracias a sus compañeros en el gabinete de Zapatero, a sus colaboradores, a todas las organizaciones sociales con las que ha trabajado, los periodistas y los ciudadanos. Estos últimos, ha dicho, han sido el objetivo de su labor y de su vida, atender sus necesidades, sus sueños y su bienestar. "Tanto su afecto como sus críticas me han ayudado a hacer mejor mi trabajo", ha recalcado.