La compañía, sumida en problemas financieros

Su Casita, participada por Caja Madrid, acuerda una espera con sus acreedores

Su Casita, la mayor financiera hipotecaria no bancaria de México y participada en un 40% por Caja Madrid, suscribió un acuerdo de espera con los tenedores del 94,39% de sus emisiones de certificados bursátiles de corto plazo para que no inicien acciones legales en su contra por incumplimiento de pago, informó hoy la entidad.

En un comunicado, la compañía, que está sumida en problemas financieros y negocia una propuesta de reestructuración de su deuda, indicó que el acuerdo alcanzado se refiere a las emisiones Casita 01810, 01910, 02010, 02110, 02210, 02310 y 02410, por unos 1.991 millones de pesos (159,2 millones de dólares).

Los acreedores de esas series de bonos "se comprometen a no iniciar acciones legales en contra de Su Casita durante un periodo de 30 días naturales", los cuales podrán sin embargo "ser prorrogados por acuerdo de las partes", destacó la firma en un comunicado.

Durante este periodo, Su Casita continuará pagando los intereses de esas emisiones de certificados bursátiles de corto plazo. La compañía expresó su intención de "continuar con las negociaciones". La empresa no ha llegado todavía a un acuerdo con los acreedores de los certificados bursátiles con clave de emisión Casita 06.

La empresa no realizó el pago oportuno de 300 millones de pesos (unos 24 millones de dólares) que corresponden a la amortización de capital programada de esos certificados, ni de los intereses correspondientes por aproximadamente 6 millones de pesos (480.000 dólares).

La compañía planteó hace dos semanas a sus tenedores de bonos de largo y corto plazo una reestructura de pasivos que les permitirá recuperar solo el 51% y el 70% de su inversión, respectivamente. Esa propuesta es analizada todavía por los acreedores y no han decidido si la aceptan o no.

La deuda total de la hipotecaria actualmente es de 33.000 millones de pesos (unos 2.640 millones de dólares), y si la empresa no reestructura su deuda podría caer en concurso mercantil (suspensión de pagos) o incluso quebrar.

En marzo pasado, Caja Madrid, el principal accionista de Hipotecaria Su Casita, anunció que deseaba vender su participación del 40% a partir de mayo, lo que finalmente no hizo.