Las cajas mejorarán tras la reestructuración

España mantendrá la mayor red de sucursales por habitante tras el ajuste

Pese a que la actual reestructuración de la banca española es la más importante de su historia, el conjunto del sistema financiero continuará siendo el más capilarizado de Europa. Eso sí, la productividad por oficina y empleado de las cajas mejorará un 13,6%.

España ha sido tradicionalmente el país con más oficinas bancarias por habitante de Europa y prácticamente del mundo. Hay una sucursal por cada millar de habitantes. En total, 44.047. Las diferencias son abismales con Holanda y Reino Unido, los dos países más extremos por su austeridad en el número de establecimientos financieros. Ahí apenas existe una sucursal por cada 5.000 habitantes.

Si hay que destacar una característica de la banca española es su fuerte vinculación con el cliente, lo que se manifiesta en redes comerciales muy amplias. En el resto de Europa y en Estados Unidos los agentes ocupan una parte importante del negocio, de ahí las diferencias.

Pese al importante ajuste en el que está inmerso en la actualidad el conjunto de bancos y cajas de ahorros -en el caso de éstas últimas, derivados de sus procesos de fusión-, las entidades financieras nacionales mantendrán su hegemonía al contar aún con la red comercial más numerosa del continente.

Según un estudio de Analistas Financieros Internacionales (AFI) publicado este mes, "estimando un recorte de oficinas de un 12% -la media anunciada por las cajas en reestructuración- ligado a la optimización del sector, el modelo de negocio español continuaría siendo uno de los más capilarizados de la UE". Su posición, de hecho, no variaría, según datos de cierre de 2009.

AFI asegura que tras el ajuste que está llevando a cabo el sistema financiero, y tomando como referencia el negocio de 2009, la productividad por empleado mejorará 17,6 puntos de media. Si sólo se analiza el sector de cajas, la productividad por oficina y por empleado pasará a aumentar un 13,6%. Cada oficina logrará una productividad -depósitos más créditos- de 99,9 millones de euros, frente a los 87,9 millones obtenidos en 2009, o los 66,5 millones conseguidos hace cuatro años.

La productividad por empleado, medida exactamente igual, pasará a ser de 16,4 millones de euros, frente a los 14 millones de 2009 o los 11,1 millones obtenidos en 2006. Varios expertos aseguran que estas mejoras no son suficientes para devolver la rentabilidad a la banca, entre otras razones porque su negocio se está deteriorando como consecuencia de negativa coyuntura económica española. Este argumento es uno de los más barajados por los analistas cuando aseguran que habrá otra oleada de fusiones.

Sólo siete cajas pequeñas

Las conclusiones de la reestructuración de las cajas de ahorros no será efectiva hasta por lo menos 2013, año en el que se espera que gran parte de los SIP ahora en proceso de creación hayan finalizado y sean totalmente operativos. Pero de momento, el mapa de este sector ha dado un considerable vuelco en sólo cuatro meses. El número de procesos de reestructuración se eleva a 13, de los que cinco son SIP y ocho son fusiones. Tras este ajuste sólo habrá siete cajas con activos inferiores a 35.000 millones de euros, que representan el 8,5% de los activos totales del sector. Ahora el número de entidades de ahorro con menos de 35.000 millones es de 36 -hay 45 cajas-, que suponen el 36,3% de los activos y el 44,1% de las oficinas.