Industria espera informes de otros ministerios

Las eólicas reclaman que se despeje el marco regulatorio que han pactado

Industria aseguró ayer que el paquete normativo sobre las renovables no tardará mucho en aprobarse y que se está a la espera de "informes preceptivos" de otros ministerios. A la vista de la revisión del real decreto sobre las primas eólicas exigido por la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, las empresas del sector reclaman su rápida aprobación para evitar incertidumbres.

Las eólicas reclaman que se despeje el marco regulatorio que han pactado
Las eólicas reclaman que se despeje el marco regulatorio que han pactado

Consternación, asombro e incluso indignación entre las empresas del sector eólico tras el retraso y la revisión a que está siendo sometido el real decreto por el que se modificará la retribución de los sectores eólico y termosolar, tras el pacto al que llegó con ellos el Ministerio de Industria. Tal como avanzó ayer CincoDías, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos consideró en una de sus últimas reuniones que el recorte de las primas eólicas que incluye esta norma es escaso (100 millones de euros en cuatro años, entre eólica y termosolar, según la CNE) y sólo sirve para complicar aún más el sistema tarifario.

Oficialmente, el Ministerio de Industria señaló ayer que este extremo no se ajusta a la realidad "porque en ningún momento el Ejecutivo ha rechazado la propuesta de Industria". Por su parte, el departamento que dirige Miguel Sebastián añade que "el paquete normativo global de las renovables no debería tardar mucho en aprobarse", pues "estamos a la espera de los preceptivos informes de los ministerios que tienen algo que decir". Esto es, aquellos a los que afecta en sus competencias la normativa en discusión.

Según aseguran varias fuentes empresariales, hacía días se comentaba que la posición de Economía era mucho más estricta y que el departamento que dirige Elena Salgado habría reclamado un mayor recorte de las primas, ya que el que incluye el texto legal va a resultar testimonial. Aunque en julio Industria cifró la rebaja en un 35%, ésta sólo afecta a una sexta parte de la potencia instalada (3.000 sobre 18.000 MW), por lo que, según los cálculos del regulador energético no superará los 100 millones hasta 2014.

Las empresas destacan el fuerte impacto en el empleo que tiene esta incertidumbre

El recorte de las primas pactado para las instalaciones eólicas en marcha se articulaba, según lo acordado, a través de una limitación de las horas de funcionamiento de los parques. En correspondencia por esta rebaja, los eólicos consiguieron que se incluyeran dentro del registro de preasignación de retribución de Industria, imprescindible para cobrar la prima, una llamada convocatoria cero, que acoge a unos 300 megavatios (MW) de parques en funcionamiento, con el acta de puesta en servicio, que no entraron en este registro en ninguna de las convocatorias hasta 2012 y, por lo tanto, no tenían derecho a cobrar.

Se otorgaba a Canarias una cuota especial de 600 MW para sus parques, que tampoco habían entrado en este listado y se permitía instalar prototipos hasta 160 MW, cuestiones que habían quedado en el aire tras la institución del prerregistro en 2009.

No se da por roto el pacto

Las empresas, por su parte, se negaban ayer a dar por roto el acuerdo con Industria y expresaban su sorpresa ante el posible rechazo del mismo. "No es posible que, después de haber firmado un acuerdo de este tipo, no se respete y se siga poniendo en duda a esta industria; es inexplicable", afirmaba un alto directivo del sector. Este ejecutivo, que prefirió no ser identificado, reiteró la idea de que estos movimientos "fulminan" el sector. "La banca no quiere ni oír hablar de financiación de proyectos en España", aseguró. Respecto a la bajada de las primas, subrayó que "en cualquier lugar del mundo, en China, India o Europa del Este ya se está cobrando más retribución que en España, por encima de los 80 euros por megavatio".

Otras fuentes empresariales apuntaron también el "grave impacto en el empleo" que está teniendo esta situación. "Los principales fabricantes están inmersos en expedientes de regulación de empleo y planteando recortes de la producción en España", recordaron. "Sin inversión industrial ni producción, no vamos a salir de la crisis", afirmaron incluso.

Desde la Asociación Empresarial Eólica se insistía en la idea de que lo importante es que "se respeten los acuerdos alcanzados, que son garantía de la seguridad jurídica en España y supondrán la eliminación de la incertidumbre". Aun así, reconocen que ven con "preocupación" los retrasos que se están produciendo en la aprobación de la nueva regulación.

En las empresas lamentan que el Gobierno esté "prolongando esta incertidumbre" y recuerdan que el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "garantizó" ante inversores internacionales en su reciente visita a Nueva York que el Ejecutivo aportará "seguridad jurídica" a las renovables.

Industria califica de "positiva" la visita a Argelia

El Ministerio de Industria considera muy positivo el resultado de la visita que el ministro, Miguel Sebastián, realizó el lunes a Argel para tratar, entre otros, del conflicto del gas entre Sonatrach y Gas Natural. Sebastián, acompañado por el secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, se reunió durante largo rato con su homólogo argelino, Youcef Yousufi, que después dieron paso a sus correspondientes delegaciones.

Según informa Industria, en el encuentro se trataron todo tipo de temas energéticos, no sólo del gas, muy especialmente sobre energías renovables e interconexiones. Respecto al pleito Gas Natural-Sonatrach, ambos ministros estuvieron de acuerdo en que son las empresas las que deben llegar a una solución y comprobaron que las conversaciones entre las dos compañías están bastante avanzadas, por lo que los gobiernos coincidieron en confiar que la solución no se haga esperar.

Sebastián trasladó a Yousufi que España tiene intención de que Argelia siga siendo su primer suministrador de gas natural y, al mismo tiempo, le pidió que, en atención a esa disposición española, los precios sean "razonables" y acordes con la evolución de los mercados para que "no lastren la recuperación económica española, nuestra balanza comercial y la competitividad de nuestra industria", según sus palabras.

En cuanto al gasoducto de Medgaz, éste debe ponerse en marcha cuando convenga a los dos países. En este sentido, Sebastián recordó que en España hay actualmente una contracción de la demanda de gas por la ralentización de la actividad económica y, por lo tanto, no parece que la puesta en marcha de esta infraestructura sea apremiante para la seguridad del suministro de del país.

Las cifras

4.500 millones es el déficit de tarifa acumulado hasta septiembre, según las liquidaciones publicadas ayer por la CNE.

100 millones es el recorte de primas en cuatro años que incluye el decreto y que es "insuficiente", según el regulador energético.