Subasta

El BCE intentará drenar mañana 63.500 millones de euros de deuda pública

El Banco Central Europeo (BCE) intentará mañana drenar del sistema 63.500 millones de euros en una subasta encaminada a neutralizar los efectos del exceso de liquidez derivado de su programa de compra de deuda publica.

La operación, similar a la celebrada, también por el mismo monto, el pasado día 12, será a un tipo de interés variable, aunque la tasa máxima en la puja será del 1%.

La subasta de mañana irá seguida de otra la semana próxima, en cumplimiento con la decisión adoptada por el consejo de gobierno del BCE el pasado mayo de proceder a operaciones específicas para reabsorber la liquidez inyectada a través del llamado Programa de Mercado de Títulos (Securities Markets Program).

La cantidad de liquidez a reabsorber en la subasta de mañana coincide con la precedente porque, al no adquirir la autoridad monetaria deuda pública en los últimos siete días, el volumen actual del Programa de Mercado de Valores, utilizado como referencia, no ha variado.

La semana precedente el BCE sólo compró 9 millones de euros, frente a los 1.400 millones de euros de la inmediatamente anterior.

El presidente del Bundesbank (banco central de Alemania), Axel Weber, dijo la semana pasada que el BCE debería interrumpir la compra de deuda pública, ya que causa más daños que beneficios.

Sin embargo, el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, contradijo a Weber y declaró en una entrevista publicada ayer por el diario "La Stampa" que se mantiene el programa.

Desde el pasado 10 de mayo, el BCE compra deuda pública de los países que comparten el euro, sobre todo de los que más dificultades atraviesan actualmente, para estabilizar el mercado de bonos públicos y asegurar su buen funcionamiento.

No obstante, el BCE no hace pública la procedencia de la deuda adquirida ni el volumen concreto de cada país.