El 40% del alza de sus ingresos

Carlson Wagonlit saca partido de la incorporación de clientes de Marsans

El 40% del crecimiento de los ingresos que registró la multinacional Carlson Wagonlit Travel (CWT) durante el pasado mes de septiembre obedece a la incorporación a su cartera de viajes de negocios de las cuentas Viajes Marsans.

Según explicó el ex directivo de Marsans y actual director comercial de CWT, Íñigo Valenzuela, la compañía registró cerca de un 17% de crecimiento en septiembre, y de esta cifra, un 9,3% procede de cartera anterior. El resto del crecimiento de los ingresos se alcanzaron por nuevos clientes o cuentas de Marsans, que habría generado un 40% de este incremento.

Para el presidente para España y vicepresidente ejecutivo para la región mediterránea y Latinoamérica de la compañía, Marino Faccini, la quiebra de Viajes Marsans "impactó positivamente" en las agencias de viajes y les proporcionó "una oportunidad de negocio" para enfrentarse a la crisis, aunque colaboró a una imagen "negativa" para España.

"El cliente se va ahora hacia grupos estables y de perfil global buscando solidez financiera", destacó Faccini, quien también habló de que la desaparición de Marsans colaboró a eliminar parte de la sobreoferta de puntos de venta existente en el país.

Valenzuela calculó que de los 4.000 puntos de venta de agencias de viajes que se han cerrado en los dos últimos años, unos 400 corresponden a Viajes Marsans, quedándose en la actualidad en 8.000 puntos de venta, una cifra que a ojos de CWT sigue siendo excesiva, ya que sí, por ejemplo comparamos con Alemania, hay 3.500 agencias de viajes.

Contra las intenciones de la IATA

El sector de agencias de viajes enfrenta también otros problemas, como por ejemplo, la intención de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que pretende acortar el plazo de un mes a quince días a las agencias españolas para el pago del BSP -banco que adelanta el pago de los billetes de avión-, además de solicitar avales.

Faccini se mostró absolutamente contrario a este movimiento, aunque reconoció que IATA insiste en aplicar estas reglas. Según afirmó, este movimiento de la IATA dio comienzo ante la alerta generada por la quiebra de Terminal A y Marsans, aunque ahora existe "una intensa negociación" entre el sector de agencias de viajes y la IATA para impedir que se aplique.

En su opinión, es "normal" que apliquen condiciones especiales a agencias de viajes con problemas financieros y compañías más pequeñas, pero recalcó que CWT tiene unos ratos de solvencia "muy elevados".

El responsable también explicó que el sector mantiene abierto otro contencioso para conseguir mayores coberturas de sus proveedores, ya que si una línea aérea quiebra la agencia, puede haber pagado ya el billete y tiene que cumplir con las responsabilidades de cara al cliente.

No obstante, también reconoció que las agencias están mas protegidas que los proveedores en casos como el de las cenizas volcánicas, una crisis que para CWT supuso unos costes de 250.000 euros en España, bastante inferiores a los generados en otros sectores, como el aéreo o el hotelero.