Tras 5 días de negociación

La UE y Mercosur cierran un calendario de trabajo hasta la mitad de 2011

Los representantes de la Comisión Europea (CE) y el Mercosur han acabado hoy una nueva ronda de negociaciones para un acuerdo de asociación, en la que han propuesto un ambicioso calendario de trabajo hasta mediados de 2011, cuando podrían cerrar el tratado, según la misión de Brasil ante la UE.

Desde el lunes y hasta hoy se celebró en Bruselas la segunda ronda de negociaciones desde que la UE y los países del Mercosur (Brasil, que preside ahora este organismo, Argentina, Paraguay y Uruguay) decidieron reanudarlas en la cumbre que celebraron en Madrid el pasado mes de mayo.

Las delegaciones se centraron en el pilar comercial del futuro acuerdo, que consta además de sendos pilares de diálogo político y cooperación.

En concreto, propusieron que la próxima ronda de negociaciones, la tercera, se lleve a cabo en Brasilia a finales de noviembre o principios de diciembre, y que se celebren otras tres rondas durante la primera mitad de 2011, según informó en un comunicado la Misión de Brasil ante la Unión Europea (UE).

El comisario europeo de Comercio, el belga Karel De Gucht, ya ha manifestado su voluntad de concluir las negociaciones a mediados del año próximo. Ambas partes reafirmaron esta semana su "compromiso para negociar un pilar comercial equilibrado y ambicioso del acuerdo de asociación UE-Mercosur", destaca la nota difundida por Brasil.

A su vez, subrayaron los "grandes beneficios económicos y políticos" que puede generar una profundización de las relaciones entre las dos regiones, que juntas representan un mercado de más de 700 millones de personas y un PIB combinado de más de 13 billones de euros. A lo largo de esta sesión de trabajo se lograron "progresos" en lo referente a la parte normativa del acuerdo, destacaron las fuentes diplomáticas brasileñas.

Por lo que respecta al acceso a mercados, ambas partes "iniciaron conversaciones a fin de establecer las bases para intercambiar ofertas mejoradas". Para ello, se mostraron conformes en "proseguir los trabajos internos".

La UE y el Mercosur continúan así unas negociaciones que estuvieron suspendidas desde 2004, principalmente a causa de la falta de avances en la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial. Tras la decisión de reanudarlas, en mayo, la primera ronda tuvo lugar a finales de junio en Buenos Aires.