Nueva norma disuasoria

El regulador británico sopesa impedir a los bancos pagar las multas de sus operadores

Los bancos de Reino Unido podrían verse imposibilitados a pagar las multas impuestas a sus operadores. La medida forma parte de una nueva regulación que prohibiría a las firmas cubrir los costes de las sanciones aplicadas a aquellos empleados que quebranten la ley.

La nueva norma actuaría como elemento disuasorio al hacer caer todo el peso de un castigo sobre el individuo, señaló la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, en inglés). "Los operadores se sentirían menos inclinados a cumplir nuestras normas si saben que la entidad que les emplea pagará cualquier multa financiera que se les imponga", destacó el regulador de los mercados.

La FSA ha intensificado su actividad supervisora y recaudado más de 84 millones de libras (96 millones de euros) con multas en lo que va de año, frente a 35 millones de libras para el conjunto de 2009. Además, el organismo que encabeza Adair Turner ha ganado tres de los cuatro casos de información privilegiada que ha presentado ante la Justicia. El regulador recibirá comentarios a su propuesta, reunida en un libro verde, hasta el próximo 14 de diciembre. Publicará la norma definitiva a finales en enero.