Unirá las ciudades en hora y media

El AVE recortará a la mitad la cuota del avión entre Madrid y Valencia

La nueva línea ferroviaria de alta velocidad que unirá Madrid con Valencia comenzará a operar el próximo 19 de diciembre, pero ayer realizó una parte del trayecto por primera vez con pasajeros. El nuevo AVE supondrá un ahorro de más de dos horas de viaje entre las dos ciudades y dará un vuelco a la cuota de mercado del tren, que pasará del 10% al 41% a costa del avión y el coche.

El AVE recortará a la mitad la cuota del avión entre Madrid y Valencia
El AVE recortará a la mitad la cuota del avión entre Madrid y Valencia

Es la gran apuesta en infraestructuras del Gobierno para la recta final de este año y posiblemente de lo que queda de legislatura. El AVE que unirá Madrid con Valencia se ha salvado de los recortes de Fomento al estar en la recta final de su puesta en marcha. El día 19 de marzo arrancarán los primeros viajes comerciales que supondrán un ahorro de más de dos horas por trayecto respecto al tiempo actual. En una hora y 35 minutos los convoyes fabricados por Talgo-Bombardier cubrirán el trazado entre las dos capitales, lo que supone un más que notable avance en la capacidad de competir de Renfe con las compañías aéreas que actualmente cubren la ruta Madrid Valencia en unos 50 minutos.

Según el estudio de impacto económico de la línea Madrid Valencia presentado ayer por el Ministerio de Fomento, el AVE sustituirá un 25% de los viajes en coche, un 55% de los viajes en avión y un 5% de los viajes en autobús. Esto supone que de una cuota de mercado entre las dos capitales del 10% actual, el tren pasará al 41,3%. El avión, pasará del 13% al 5,2% del total de viajeros, y el coche, del 72% al 48%. En el primer año de la puesta en marcha de la línea, el AVE será utilizado por 3,6 millones de pasajeros, de los cuales, 800.000 serán nuevos viajeros, según el informe.

Esta previsión está realizada por la consultora -Centro de Estudios Económicos Tomillo- sin que se conozca aún el precio de los billetes que, como ha ocurrido con otras líneas de alta velocidad, son más caros que los actuales. Renfe los hará públicos la semana que viene.

El viaje de pruebas de ayer, el primero con pasajeros, supone el primer paso para la incorporación a la red de alta velocidad ferroviaria española de 438 nuevos kilómetros. Se trata no sólo de la línea entre Madrid y Valencia, con parada en Cuenca, si no también del ramal que en el futuro unirá la capital con Alicante y que, a partir del 15 de diciembre, empezará a operar hasta Albacete. El ministro de Fomento, José Blanco, aseguró ayer durante el acto de presentación en la nueva estación Joaquín Sorolla de Valencia, que se han instalado intercambiadores para que los convoyes puedan continuar hacia Alicante desde Albacete, y Castellón desde Valencia. A estas dos ciudades anunció que llegará el AVE en 2012 y 2014 respectivamente.

Blanco reivindica a Fomento "frente a los que dudaron"

En el acto de presentación de la línea de alta velocidad entre Madrid y Valencia de ayer todo fueron sonrisas y buenas palabras. Los 98 kilómetros que recorrieron juntos José Blanco, ministro de Fomento; Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana; y Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, no se hicieron largos, pese a que el tren no superó los 201 kilómetros por hora en una vía preparada para alcanzar los 350. Algo más de media hora, tiempo de sobra para que Camps, como confesó en público, llamase a su hijo para decirle que "arrancaba una nueva época" en la historia de la Comunidad Valenciana.

A la llegada a Valencia, con todo, Blanco no tuvo problemas en reivindicar el compromiso de su ministerio con esta infraestructura. "Las palabras que pusieron en duda que llegaríamos a tiempo, hoy se las lleva el viento", dijo con cierto tono conciliador, tras asegurar que todas las administraciones pusieron su parte. "Unos planificaron y otros la ejecutaron", dijo.

Blanco destacó que, en los próximos seis años, la nueva línea creará 136.000 nuevos empleos e inducirá un negocio de 12.000 millones.