En Reino Unido

Ferrovial apelará contra la obligación de vender dos aeropuertos

Ferrovial vuelve a sentir la presión del mandato de venta de activos aeroportuarios en Reino Unido, procedente de la Comisión británica de Competencia. Tras paralizar el proceso el pasado mes de febrero, el Tribunal de Apelación ha dado la razón al regulador en su postura de obligar a la filial BAA a desprenderse de Stansted, en el área de Londres, y de un aeropuerto en Escocia (a elegir entre Glasgow y Edimburgo).

Con la nueva sentencia en la mano, el grupo de la familia Del Pino adelantó ayer su intención de pedir permiso para apelar ante la Corte Suprema británica. La respuesta se conocería en el arranque de 2011. En caso de admitirla a trámite, la orden de venta quedaría congelada de nuevo.

El choque entre empresa y regulador británico de la Competencia surge en marzo de 2009, cuando se obliga a BAA a desprenderse de tres de los siete aeropuertos en suelo británico que entonces controlaba la filial de Ferrovial. La acusación era de entorpecer la competencia en las áreas de Londres y Escocia, y el plazo para vender se prolongaba durante 24 meses. Una exigencia que obligaba a buscar compradores en plena crisis.

FERROVIAL 26,13 0,08%

Ferrovial resaltaba ayer que Apelación sólo "da la razón a Competencia en dos de los cinco argumentos que esgrimía", y que el tribunal coincide con su denuncia de que en el proceso de investigación se dio un conflicto de intereses en uno de los miembros del panel de expertos que asesoró al regulador.