Pujanza de la economía

El ministro alemán de Economía plantea ahora fuertes alzas de sueldos

El ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle, sorprendió ayer a propios y extraños al proponer que, ante la pujanza de la economía alemana que corroboran las últimas estadísticas, los trabajadores se vean recompensados con "fuertes subidas salariales", según indicó en una entrevista concedida al diario Hamburger Abendblatt.

"Si la economía registra un boom, entonces también son posibles fuertes subidas de los salarios", señaló el ministro germano, que sustituirá a su homólogo del área de Finanzas en la próxima reunión del G-20. Brüderle, no obstante, matizó que la negociación de las retribuciones a los trabajadores corresponde en exclusiva a sindicatos y empresas.

A este respecto, el titular de la cartera de Economía de Alemania puso como ejemplo el acuerdo alcanzado en el sector del acero, donde patronal y sindicatos acordaron recientemente un significativo incremento salarial del 3,6%.

Por otro lado, Brüderle apuntó que el Gobierno alemán revisará sus previsiones de crecimiento y, aunque no quiso concretar ninguna cantidad concreta, sí sugirió que las nuevas cifras que maneja el Ejecutivo de Angela Merkel prácticamente duplicarán sus proyecciones de crecimiento del PIB, estimado en un 1,4% la pasada primavera.

"Afortunadamente, la evolución de la economía es mucho más fuerte y sostenible de lo que parecía en primavera (...) Somos el motor económico de Europa", dijo el ministro. Frente a ese dinamismo de la industria alemana, el consumo interno tradicionalmente ha sido considerado su Talón de Aquiles. Por ello, esa sugerencia de aplicar una subida generosa de salarios a los trabajadores podría enmarcarse en un intento por impulsar la demanda interna.

La producción industrial sube un 1,7%

Otro indicador que refleja que la locomotora europea vuelve a carburar es la producción industrial, que creció en agosto un 1,7% en tasa interanual, tres veces más de lo previsto por los expertos consultados por Bloomberg.

Este incremento contrasta con las caídas registradas hace doce meses, que llegaron a ser de dos dígitos. A la mejoría de la industria se le ha unido el máximo en tres años alcanzado por la confianza empresarial, lo que indica, a juicio de los expertos, que la recuperación de la economía alemana es ya una realidad consolidada.