Supondría un "desastre" mundial

China pide a Europa que deje de presionarla para que aprecie el yuan

El primer ministro chino, Wen Jiabao, pidió hoy a Europa que deje de presionar a China para que aprecie su moneda pues, a su juicio, eso podría provocar una crisis en el gigante asiático, que supondría la pérdida de miles de empleos y un "desastre" para la economía mundial.

"Los líderes políticos y empresariales europeos no deberían unirse al coro de presión para lograr una apreciación del yuan", dijo Wen, en un foro económico celebrado hoy en Bruselas al margen de la cumbre UE-China.

La apreciación de la moneda china es una reiterada demanda tanto de Estados Unidos como de Europa, que consideran que un yuan bajo favorece las exportaciones chinas y penaliza los productos estadounidenses y europeos.

Sin embargo, Wen consideró que los desequilibrios comerciales entre Europa y China responden más a la estructura del comercio internacional que al bajo valor del yuan, como demuestra el hecho de que el superávit comercial chino se haya multiplicado en los últimos años pese a la subida controlada del valor de la divisa china.

En el caso europeo, el comercio bilateral con China se ha triplicado entre 2000 y 2009, un periodo en el que el déficit comercial con el gigante asiático se ha incrementado desde los 49.000 hasta los 133.000 millones de euros, tras alcanzar un pico de 170.000 millones en 2008 (año del estallido de la crisis).

"Sé que el euro fluctúa muy drásticamente últimamente, primero depreciándose y luego apreciándose, pero esto no es resultado del valor del yuan sino del dólar", dijo Wen, quien aconsejó a los líderes económicos de la zona euro que planteen sus demandas en este sentido a las autoridades estadounidenses.

Wen hizo esta sugerencia pocos minutos después de que el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, insistiera en el mismo foro en la reiterada petición europea a favor de una apreciación de la divisa china.

Barroso exigió una "amplia y ordenada apreciación del yuan" para evitar dañar a la recuperación económica de la Unión Europea (UE) que, como principal mercado de las exportaciones chinas, también afectaría negativamente al gigante asiático.

Barroso también pidió que los "positivos" anuncios efectuados por China respecto a la igualdad de trato a las empresas europeas, el suministro de minerales raros y el respecto a la propiedad intelectual sean traducidos en medidas concretas.

"Queremos ver verdadero progreso sobre el terreno", dijo Barroso.

Pese a las exigencias mutuas, Wen aseguró que considera a la UE una "socia", como demuestra el apoyo que ha ofrecido en los últimos meses a los países de la zona euro mediante la compra de bonos de deuda soberana de los estados afectados por la crisis fiscal, entre ellos Grecia, Irlanda, España, Portugal e Italia.

"Cuando algunos países de la zona euro han tenido problemas, hemos salido en su apoyo", aseguró Wen, quien recientemente anunció que continuará con la adquisición de bonos de la zona euro para contribuir a la estabilidad del mercado de deuda.

"El propósito de hacer esto es apoyar a los países europeos, ¿qué otra cosa podemos hacer?", se preguntó, tras lo cual añadió: "China es el verdadero amigo".