Petróleo

El crudo de Texas sube el 1,65% y acaba a 82,82 dólares el barril

El precio del crudo de Texas subió hoy el 1,65% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y terminó a 82,82 dólares por barril (159 litros) en la segunda sesión de la semana, una jornada marcada por el descenso del dólar ante el euro y las fuertes subidas registradas en la Bolsa de Nueva York.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en noviembre sumaron 1,35 centavos de dólar al valor del lunes.

Los contratos de gasolina con vencimiento en noviembre sumaron tres centavos al precio de la jornada anterior y cerraron este martes a 2,12 dólares por galón (3,78 litros), en lo que los contratos de gasóleo, también con vencimiento en noviembre, sumaron dos centavos para cerrar en 2,30 dólares por galón.

El gas natural ganó en esta segunda jornada de la semana dos centavos en la Bolsa Mercantil de Nueva York y su contratos para noviembre terminaron a 3,74 dólares por cada mil pies cúbicos.

El precio del crudo de Texas y sus derivados registró estas subidas en una jornada marcada por los ascensos en la Bolsa de Nueva York, cuyos principales indicadores subían alrededor de los dos puntos porcentuales a media hora del cierre de la sesión, y mientras el dólar se debilitaba ante el euro y otras divisas.

El "billete verde" rompía los ascensos con los que cerró la jornada pasada, y la moneda estadounidense bajaba frente al euro para cambiarse a 1,3848 dólares.

La depreciación del dólar suele presionar al alza los precios del crudo y otras materias primas, cuyos contratos, al negociarse en dólares, resultan más atractivos si se negocian en divisas fortalecidas ante la divisa estadounidense.

Además, los inversores recibieron con gran entusiasmo la publicación por parte del Instituto de Gestión de Suministros (ISM, por sus siglas en inglés), de que el crecimiento del sector de servicios en Estados Unidos avanzó a un mayor ritmo de lo previsto en septiembre y enlazó nueve meses consecutivos de avances.

El índice que elabora esa entidad para medir la evolución del sector de servicios de este país -que agrupa más del 75% de toda la actividad económica estadounidense- se situó el pasado mes en 53,2 puntos, comparado con los 51,5 puntos de agosto, y también por encima de los 52,3 puntos que habían previsto algunos analistas.

Este dato infundió ánimos en los operadores acerca de la esperada llegada de la recuperación de demanda energética en EE UU.