La patronal asegura que apenas se están construyendo 17.000 pisos

Los promotores de Madrid cifran el stock en venta en sólo 8.626 casas

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima) presentó hoy un estudio sobre la oferta de vivienda nueva en la región que cifra en 8.626 las casas que permanecen en venta. Se trata de una exigua cantidad que los expertos califican como excedente técnico, muy lejos de las 53.000 que estimó el Ministerio de Vivienda que existían en la comunidad a finales de 2009. El informe de Asprima analiza además de las estadísticas de pisos terminados y vendidos, los anuncios publicados en prensa e Internet y realiza un estudio de campo como si se tratara de un censo

El presidente de Asprima, José Manuel Galindo, admitió hoy durante la presentación del informe que una vez que conoció el resultado le llamó mucho la atención que la cifra fuese tan baja. En su opinión, obedece a la lógica que se ha producido en los últimos dos años. "Como desde 2007 ya no se construye al ritmo que se había hecho en el pasado y demanda de vivienda sigue existiendo, era de esperar que llegáramos a esta situación en la que ya casi no hay stock y lo poco que se edifica, se vende". Galindo explicó que el estudio realizado por la tasadora Tinsa ha tenido un coste altísimo porque ha habido que hacer un arduo trabajo de campo.

Los agentes de la tasadora han visitado prácticamente la totalidad de las promociones en marcha o terminadas en 50 municipios de la región, que aglutinan al 93% de la población de Madrid. Gracias al tamaño de la muestra, "creemos que es muy representativo de lo que está ocurriendo", añadió Galindo. Además de esas poco menos de 9.000 casas nuevas que aún no han encontrado comprador, en las 50 localidades analizadas se han contabilizado poco más de 17.000 pisos en construcción, números que contrastan con las 140.000 viviendas anuales que llegaron a iniciarse en la región durante el momento álgido del pasado boom inmobiliario.

"Esas 17.000 casas es casi como decir que estamos en un momento de cero actividad", defendió Galindo. El culpable de esta situación sigue siendo, en opinión de los promotores, el mismo: la ausencia de crédito. "Con esa finalidad hemos querido hacer este estudio, con el objetivo de que ayude a tomar las decisiones idóneas a empresas, particulares, administraciones públicas y, por supuesto, entidades financieras", explicó el presidente de Asprima. Así, y en cuanto al futuro a corto y medio plazo, Galindo también quiso destacar como en la actualidad sólo existen suelos con la urbanización iniciada para poco más de 134.000 casas.

Si, tal y como asegura el Gobierno de Esperanza Aguirre, la demanda estable de la región asciende a unas 50.000 viviendas al año, eso significa que existen terrenos en buen grado de desarrollo para satisfacer la demanda de sólo tres ejercicios. Esto significa, según la patronal de los promotores, que de una coyuntura de sobreoferta, en poco tiempo podría pasarse a otra situación de escasez de suelo, principal materia prima del sector inmobiliario.

Respecto a cómo son esas 8.626 casas que restan por vender, la mayoría, un 33%, cuenta con tres dormitorios, un 27% con cuatro o más, el 23% dispone de dos habitaciones, un 14% con sólo una y, finalmente, el 3% son áticos. Por precios, casi la mitad se sitúan en una horquilla de los 240.000 euros a los 420.000. El 32% vale menos de esos 240.000 euros y el 19% restante supera los 420.000 euros.