Y reducir administraciones públicas

Zapatero acepta la propuesta del PP para dialogar sobre la financiación local

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha aceptado una propuesta del PP para iniciar un diálogo sobre un nuevo modelo de financiación local, la sostenibilidad de las cuentas públicas de las administraciones territoriales y una reducción de las estructuras administrativas.

José Luis Rodríguez Zapatero
José Luis Rodríguez Zapatero

En la sesión de control al Gobierno en el Senado, el portavoz del PP, Pío García-Esudero, ha censurado las medidas adoptadas hasta ahora por el Ejecutivo y ha calificado de "inaplazable" acordar un nuevo modelo de financiación local y alcanzar un pacto de Estado para reformar en profundidad el sector público evitando duplicidades y medidas "para evitar tanto derroche innecesario" como, según ha apuntado, el que hay en las televisiones autonómicas y locales.

"Acojo con satisfacción su propuesta y daremos los pasos para empezar a dialogar sobre la financiación de las entidades locales y la sostenibilidad de las cuentas públicas en la administración territorial", ha respondido Zapatero aceptando el envite del portavoz 'popular'.

El jefe del Ejecutivo ha insistido en su disposición para alcanzar acuerdos y ha reconocido como "conveniente y necesario" un pacto sobre la financiación de las entidades locales entre PSOE y PP, aunque ha defendido las medidas del Gobierno desde 2004 elevando las transferencias destinadas a los municipios y con iniciativas como el Plan E, que entre 2009 y 2010 otorgó 13.000 millones a los ayuntamientos para inversiones directas.

Pero además, ha reclamado "coherencia" al PP y ha criticado que por un lado pida más dinero para comunidades y ayuntamientos y por otra parte reconozca que en las autonomías "sobran muchas empresas públicas", como ha avisado García-Escudero. "Si sobran, no sé por qué les tenemos que dar más dinero", ha defendido el presidente del Gobierno.

"Estrangulamiento" a las ciudades

El portavoz 'popular' ha incluido entre sus críticas la decisión del Gobierno de permitir pedir créditos únicamente a los ayuntamientos que no superen el 75% de deuda, una medida con la que, a su juicio, el Ejecutivo "estrangula" a ciudades como Madrid o Valencia.

En su respuesta, Zapatero ha vuelto a reclamar "coherencia" a García-Escudero y ha defendido que respecto a Madrid "lo sensato" es pedir a su ayuntamiento que no siga endeudándose. "Es lo lógico y lo que deberíamos hacer", ha insistido antes de preguntarse cómo Madrid y Barcelona, con la misma financiación y siendo las dos ciudades más importantes de España, tienen una situación económica "tan distinta".

"Algo tendrán que ver las propias autonomías y ayuntamientos y no sólo el Gobierno de Zapatero -ha defendido-. Y hay ejemplos de todos los colores políticos". "Quien lo ha gastado es Gallardón, hagamosle un toque de atención y no le dejemos que se endeude más", ha enfatizado el jefe del Ejecutivo.

Para el portavoz del PP en el Senado, el origen de las dificultades financieras que sufren las comunidades autónomas y los ayuntamientos está en los presupuestos "irreales" que planeó el Gobierno durante los pasados años y que ahora hace que las administraciones territoriales tengan que devolver al Estado cantidades muy elevadas de los anticipos a cuenta.

A su juicio, el mayor esfuerzo para reducir el déficit público debe corresponder a la administración central, que abarca el 75 por ciento de este déficit, y teniendo además en cuenta que las comunidades y ayuntamientos deben hacer frente a elementos "claves" del gasto central como educación, sanidad o dependencia.

Gasto desbocado y presupuestos irreales

García-Escudero ha criticado que el Gobierno no amplíe hasta los diez años el plazo que otorga a las autonomías para devolver los anticipos a cuenta y ha preguntado a Zapatero por qué es "tan riguroso con los demás" y no lo es consigo mismo. "¿O quiere empujar a las comunidades a una carrera de un aumento de impuestos?, ¿o será que se acercan las elecciones autonómicas?", ha preguntado.

"Durante todo el tiempo estuvo negando la crisis, ejerciendo una política de gasto desbocado e inútil y elaborando presupuestos irreales que han llevado a las comunidades autónomas y ayuntamientos a una situación límite muy difícil, cuyo único responsable es usted", ha reprochado al presidente del Gobierno.

Zapatero ha rechazado todas estas críticas y ha respondido ofreciendo los datos de los presupuestos de los últimos años. Según ha apuntado, en 2004 las autonomías recibieron 65.000 millones de euros y en las cuentas públicas presentadas la pasada semana en el Congreso se contemplan transferencias por 84.000 millones. En cuanto a los ayuntamientos, la dotación este ejercicio ha llegado hasta los 14.000 millones, por lo que ha defendido que "la dotación para servicios públicos ha tenido un incremento progresivo".

Zapatero asegura que la economía crecerá "con cierto vigor" y estará creando empleo en 2012

El presidente del Gobierno ha asegurado que las medidas puestas en marcha por el Gobierno y con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2011 harán que la economía española crezca "con cierto vigor", esté creando empleo y haya corregido sus déficit estructurales en 2012.

En respuesta a una pregunta del senador de CiU Jordi Vilajona durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta, Zapatero explicó que España tiene tres años para adoptar las reformas necesarias, aplicar criterios de austeridad y ganar competitividad, a lo que añadió que la economía española está "en la mitad del camino".

Dicho esto, Zapatero se centró en uno de los pasos que está dando el Gobierno, las cuentas públicas para el próximo año, que calificó de "decisivas". "Son austeras y son las que corresponden al momento económico de España", precisó.

En este punto, se defendió de las críticas del senador de CiU, quien aseguró que los Presupuestos "son más de la crisis que contra la crisis" y plantean una austeridad que "puede ser paralizante". Al respecto, el jefe del Ejecutivo indicó que las cuentas anuales son "coherentes" con las medidas que han apoyado los catalanistas.

"No voy a entrar en por qué no apoyan los Presupuestos, espero que no tenga nada que ver con las fechas en las que estamos y con lo que tenemos por delante en las próximas semanas", apostilló el presidente del Gobierno en alusión a las próximas elecciones catalanas.

Por otro lado, Zapatero defendió la reforma del sistema de pensiones planteada por el Gobierno, que considera necesaria para el futuro del país. Para ilustrar esta necesidad, señaló que a su llegada al Gobierno el gasto en pensiones era de 74.000 millones de euros anuales, cantidad que este año ascenderá a 110.000 millones de euros.

Por último, el jefe del Ejecutivo defendió que las medidas puestas en marcha por el Gobierno, inspiradas en las reformas, la austeridad y la cohesión social "están dando frutos", como la reducción del diferencial del IPC a una sola décima, la reducción de la necesidad de financiación de la economía al 4,4% del PIB o la reducción del déficit del Estado en un 42% en el último mes.

El presidente defenderá en el G-20 en Seúl el "rigor y la firmeza" en la reconducción del déficit al 3%

Rodríguez Zapatero ha asegurado que defenderá en la próxima reunión del G-20 en Seúl (Corea), los próximos 11 y 12 de noviembre, el "rigor y la firmeza" del plan de ajuste aplicado por el Ejecutivo español para reconducir el déficit público al 3% en 2013.

En la sesión de control al Gobierno en el Senado, Zapatero ha recordado que en la cumbre de Toronto se decidió la paulatina retirada de los planes de estímulos en aquellas economías donde los déficits y deudas públicas eran elevadas, al tiempo que confió en que en la próxima cita de Corea se "concrete definitivamente" el compromiso de exigir mayor capital a las entidades financieras, en el marco de los acuerdos de Basilea III.

El presidente se ha felicitado por la Presidencia española de la UE durante el primer semestre de este año, pues, a su juicio, se impulsó un sistema financiero "nuevo y mucho más robusto", sobre todo en el control de los fondos especulativos (hedge funds) y el uso de derivados, medidas que ha considerado "muy avanzadas" dentro de la UE.

Zapatero también ha valorado el papel del G-20 durante la crisis económica, por lo que se congratuló de que se haya convertido en un foro internacional de "gobernanza económica", y ha aprovechado para resaltar la invitación de España a la cumbre de Seúl como "invitado permanente". "Es la mejor noticia en política exterior, que demuestra nuestra capacidad de influencia en el mundo", ha sentenciado.

En este sentido, el líder del Ejecutivo ha abogado por una reforma "justa" tanto del FMI como del Banco Mundial y ha recalcado la importancia del G-20 para sortear la crisis. "Gracias al G-20, la crisis no ha derivado en un colapso", enfatizó.