Presupuestos Generales

Garmendia espera obtener al menos otros 90 millones en la tramitación parlamentaria

El presupuesto del Ministerio de Ciencia para 2011 tan sólo ha caído un 1,6% respecto al anterior ejercicio frente a la caída del 15% de otros departamentos.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, se mostró ayer esperanzada en que el presupuesto de su departamento se verá a incrementado durante la tramitación parlamentaria, tal y como ocurrió durante el pasado ejercicio. "La percepción ciudadana es cada vez más proclive a la ciencia. Esperemos que el Congreso sea sensible y que ello se pueda ver reflejado en las cuentas del Ministerio", aseguró durante la presentación de los presupuestos de su departamento para 2011.

Para este año contará con una dotación de 5.354 millones de euros, lo que supone un recorte de un 1,65% respecto a 2010 o de 90 millones en términos absolutos. Y esta última cifra es la que augura obtener al menos, tal y como confesó Garmendia, a través de la negociación con los grupos parlamentarios para que se acerque a la congelación respecto al anterior ejercicio. "Una buena oportunidad puede ser a través de los 1.200 millones que los ayuntamientos van a disponer a través de una mayor participación en los ingresos del Estado y que pueden utilizar para la inversión", recalcó.

A su juicio, los presupuestos son los mejores posibles en un entorno de restricciones para cumplir la reducción del déficit, por lo que no entiende las críticas realizadas por el colectivo científico. "Pretender que el gasto pueda aumentar es ignorar la realidad por la que atraviesa nuestro país. Los fondos van a permitir sufragar los fondos para proyectos de I+D, becas, las transferencias a las OPIS, los créditos a las empresas y todos los programas y convocatorias del Plan Nacional de I+D+i o la Estrategia Estatal de Innovación", recalcó.

El peso entre subvenciones y préstamos se mantiene en el mismo porcentaje que en los anteriores presupuestos (un 60% en créditos y un 40% en ayudas), aunque Garmendia subrayó la importancia de la utilidad de los préstamos como palanca para mover la innovación. "Por cada euro público, las empresas movilizan cuatro, por lo que parece que es el mejor escenario para promover la cultura innovadora", recalcó.

¿De dónde sale el recorte del 7%?

Las políticas de I+D+i contarán con un presupuesto de 7.518 millones de euros para 2011, lo que supone una merma de 570 millones de euros o del 7% en términos interanuales. De esa partida, 355 corresponden a créditos destinados a empresas o acuerdos con comunidades autónomas provenientes del Ministerio de Industria, mientras que 212 pertenecen a partidas no financieras, fundamentalmente salarios, gasto corriente o inversiones inmobiliarias de Ciencia e Innovación, que quedarán paralizadas "al no ser el momento más adecuado para su ejecución", tal y como confesó Garmendia.