Buscan reducir su déficit público

La oposición portuguesa critica últimas medidas de austeridad del Gobierno

Los partidos de la oposición de Portugal, desde los de izquierda marxista hasta los democristianos, criticaron hoy las nuevas medidas de austeridad del Gobierno socialista con las que pretende cumplir los objetivos económicos del país.

El Ejecutivo de José Sócrates, acosado por la alta penalización de la deuda pública lusa, anunció anoche un duro ajuste en las cuentas del país, que debe de cumplir la meta de reducir su déficit público, desde el 9,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2009 hasta el 4,6 por ciento para el próximo año.

El aumento del IVA del 21 al 23%, la rebaja del 3,5 al 10% del salario de los funcionarios, la congelación de pensiones, los recortes de gasto e inversión estatal, la reducción de beneficios fiscales y el aumento de tasas administrativas son algunas de las medidas que el Gobierno quiere incluir en el Presupuesto de 2011.

En un debate en el Parlamento luso, la principal fuerza opositora, el centro-derechista Partido Social Demócrata (PSD), pidió explicaciones a Sócrates acerca "de lo que fue mal" para que tuviese que lanzar otro programa de austeridad, el segundo en menos de un año.

Miguel Macedo, líder parlamentario del PSD, acusó al primer ministro de no asumir sus responsabilidades políticas y de falta de coherencia: "hasta la semana anterior, decía que estaba todo bien, todo en línea con lo que estaba presupuestado", comentó.

El Gobierno luso, en minoría parlamentaria, necesita apoyos para aprobar el Presupuesto del Estado de 2011 y el PSD, considerado su socio más natural al haber pactado ya otras medidas con el Ejecutivo, aún no se pronunció sobre un posible respaldo.

Macedo subrayó que su partido "hará lo que entienda en el tiempo adecuado", mientras que Sócrates criticó esta postura y se preguntó si el PSD estará del lado "de la responsabilidad" o del lado "del cálculo político".

La falta de acuerdo sobre el presupuesto de 2011 obligó a que el jefe de Estado, Aníbal Cavaco Silva, convocase esta semana una ronda de conversaciones con los partidos políticos para promover el diálogo y evitar una crisis política.

Las nuevas medidas de austeridad provocaron también las duras críticas de los partidos de la izquierda marxista, el Partido Comunista Portugués (PCP) y el Bloque de Izquierda (BI), y del democristiano del CDS-PP, la tercera fuerza política del país.

El líder del CDS-PP, el ex ministro de Defensa Paulo Portas, se preguntó qué ganó Portugal con la permanencia de Sócrates en el cargo y le acusó de engañar a los portugueses y transformar el país "en un protectorado".

Por su parte, el Secretario General del PCP, Jeórimo de Sousa, atacó la falta de sensibilidad social del Gobierno -el nuevo Presupuesto de Estado contempla corte en las ayudas sociales- y calificó el programa de austeridad "como un golpe brutal" a los trabajadores y a los pensionistas.

Francisco Loucá, líder del BI, criticó la gestión del Ejecutivo luso por su falta de control, sobre todo en el sector financiero.