Cambio fiscal

Los inversores en Sicav han retirado 137 millones sin tributar en 2010

Los grandes patrimonios han retirado unos 137 millones de euros de 33 Sicav en 2010 a través de reducciones de capital con devolución de aportaciones, una fórmula de retribución con beneficios fiscales que el Gobierno prevé suprimir. El número de sociedades que ha realizado una operación de este tipo equivale a sólo el 1% de todas las registradas, según datos de la CNMV.

El poder recaudatorio de la medida anunciada el viernes por el Gobierno para evitar que los grandes patrimonios saquen dinero de las Sociedades de inversión de capital variable (Sicav) sin apenas tributar es muy limitado. La medida no perjudica la privilegiada fiscalidad de estos vehículos, que pagan el 1% en el impuesto de sociedades, al igual que los fondos. Lo que ha sellado el Gobierno es una vía de escape que los inversores aprovechaban para diferir indefinidamente la tributación de los beneficios en el tramo del ahorro del IRPF.

En 2010, 33 Sicav -poco más del 1% de las 3.201 registradas - han comunicado a la CNMV reducciones de capital con devolución de aportaciones. El dinero que se han llevado los socios a través de esta fórmula asciende a unos 137 millones de euros, de acuerdo a los datos de los informes trimestrales depositados en el supervisor. El único impuesto que se les ha podido cobrar es el de transmisiones, que oscila entre el 0,5% y el 1%, según la autonomía en la que esté domiciliada la Sicav en cuestión.

Aunque esos 137 millones se hubieran declarado como ganancia patrimonial, el importe ingresado por el Estado hubiera sido de apenas 29 millones de euros, suponiendo un tipo del 21%. Una cantidad mínima en comparación con los 5.481 millones ingresados por la Agencia Tributaria por retenciones del capital mobiliario en 2009.

El Gobierno exigirá que todas las plusvalías paguen entre el 19% y el 21%

Fuentes financieras señalan que en torno al 90% de las Sicav españolas cuenta con un patrimonio inferior a los tres millones -el mínimo legal es de 2,4 millones-, de forma que su margen para reducir capital es mínimo. "Muchas de las más grandes lo han hecho, pero hace años", explican. Por ejemplo, respecto al cierre de 2007, Amancio Ortega ha retirado unos 320 millones de euros de Keblar, su mayor Sicav, y cerca de 300 millones de su otro gran vehículo, Alazán Inversiones 2001. Así, los directivos de banca privada consultados prevén que se aceleren las reducciones de capital con devolución de aportaciones de aquí a final de año, aunque señalan que "quien haya querido obtener liquidez ya ha tomado las medidas oportunas".

Además, el tiempo necesario para programar la reducción de capital de una Sicav puede llegar a suponer varios meses, según fuentes financieras. "Y en muchos casos, las Sicav no acumulan plusvalías, sino minusvalías. Hemos notado, de hecho, que algunos inversores han optado por realizar pérdidas para compensarlas en futuros ejercicios", agregan.

Los expertos coinciden, sin embargo, en señalar que la medida adoptada por el Ejecutivo, y a la que ya se han anticipado en gran medida las grandes fortunas, es justa. "Me parece que han hecho un buen trabajo al poner la lupa en las reducciones de capital. Pero la medida afecta a un número muy reducido de sociedades, pues ninguna Sicav puede quedarse con menos capital del mínimo legal", señala Íñigo Susaeta, socio de Arcano. "El Gobierno busca que estos vehículos dispongan del mismo tratamiento fiscal que los fondos de inversión a la hora de distribuir los beneficios", agrega Luis Trigo, socio de Broseta Abogados. La fuga de Sicav a otros países es improbable ya que lo relevante no es el domicilio fiscal de la sociedad, sino el del inversor. Si éste reside en España, tendrá que pagar a Hacienda las ganancias que haya obtenido en cualquier parte del mundo.

A la espera de confirmar el día D

La posibilidad de que las Sicav se apresuren a realizar reducciones de capital antes de que termine el año con tal de aprovechar el actual régimen fiscal dependerá del momento en que entre en vigor dicha modificación. El ajuste con el que se pretende evitar el diferimiento de tributación por los accionistas de las Sicav se incluye en la Ley de Presupuestos de 2011, con lo que sería efectiva a partir del 1 de enero del próximo año. Sin embargo, el sector teme que la entrada en vigor tenga efectos bien desde el viernes pasado, momento del anuncio, o bien desde este jueves, en que el Gobierno presentará los Presupuestos.

"Nuestra recomendación es que si ya se ha tomado la decisión de hacer liquidez, se haga cuanto antes", reconocen desde una entidad de banca privada. El Secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, no quiso pronunciarse ayer sobre el momento en que entrará en vigor el cambio fiscal para las Sicav y avanzó que la duda se resolverá este mismo jueves. El hecho de que la modificación fiscal se haya anunciado tres meses antes de que acabe el ejercicio es un incentivo "fortísimo" para hacer uso de las reducciones de capital exentas de tributación, en opinión de la Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado.

Fuentes jurídicas apuntan a que otros cambios fiscales previstos en los Presupuestos de 2011, como el fin de la deducción universal por compra de vivienda, entrarán en vigor el 1 de enero. Y recuerdan que el alza en la tributación de las plusvalías del ahorro del 18% al 19% ó 21% a partir de este año se hizo efectiva el 1 de enero. Por contra, la reforma del IRPF de 2007 incluyó salvedades con efectos a partir del día en que se anunció, el 19 de enero de 2006.

Guía sobre el cambio fiscal

¿Por qué ha decidido el Gobierno modificar la tributación de las Sicav?

Las sociedades de inversión de capital variable son un instrumento de inversión colectiva que tributa por el 1% del beneficio, como el conjunto de fondos de inversión. El inversor debe tributar al 19% -o al 21%- por las plusvalías. El problema es que las grandes fortunas han encontrado vías para retirar dinero de sus sociedades prácticamente sin pagar impuestos y de forma legal.

¿Cómo logran este objetivo?

En ocasiones, cuando las Sicav acumulan reservas procedentes de beneficios -que han tributado al 1% y no al 30% del resto de sociedades-, reducen capital para entregar dinero a los partícipes. De esta forma, los inversores retiran liquidez de la sociedad pero esto no tiene consideración de ganancia patrimonial pues se entiende como una devolución de las aportaciones que realizaron inicialmente (en concepto de capital o prima de emisión) a la sociedad.

¿Cuáles serán las Sicav más afectadas?

Las Sicav de mayor tamaño serán las más afectadas pues la ley impide que el capital de estas sociedades resulte inferior a los 2,4 millones de euros.

¿Puede llegar a tributar por plusvalías una Sicav si reduce capital?

Sí, pero sólo tributarán cuando al reducir capital superen la cantidad invertida inicialmente. Imaginemos una Sicav que se constituyó con 2,4 millones de euros. Si al llegar a tener un patrimonio de 6 millones decide reducir capital hasta 3 millones, deberá tributar por 600.000 euros, el excedente sobre los 2,4 millones.