El Plan prevé movilizar 17.000 millones en dos años

Fomento ultima la licitación de los dos primeros contratos del Plan Extraordinario de Infraestructuras

El Ministerio de Fomento ultima la licitación de los dos primeros contratos del Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI) con el que prevé movilizar, en colaboración con el capital privado, una inversión de 17.000 millones de euros en dos años.

Se trata de la construcción de una plataforma logística en Aranjuez (Madrid) y del tramo Benavente-Zamora de la Autovía Ruta de la Planta (A-66), informó el departamento que dirige José Blanco, sin concretar el presupuesto de las actuaciones.

El primero de estos proyectos se sacará a concurso a través del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), en tanto que el trazado de la A-66 será promovido directamente por Fomento.

En un comunicado, Fomento atribuyó la inclusión de estas obras en el PEI al hecho de que constituyen obras "prioritarias" por su aportación a la "cohesión del país" y, en el caso de la autovía, porque permite "completar un importante corredor".

En el caso del tramo de la A-66, Fomento indicó que este martes envió al Ministerio de Economía los pliegos del contrato por el que se sacará a concurso la obra, para obtener el pertinente 'visto bueno'. El objetivo último de Fomento es sacar a concurso las obras de este tramo antes de fin de año.

El departamento que dirige Blanco subrayó que Zamora será además "una de las grandes beneficiadas" del PEI, ya que entre los primeros contratos que se lanzarán en el marco de este plan se encuentra también un tramo del AVE Zamora-Galicia.

Adelantar obras sin afectar al déficit

Con el PEI, Fomento prevé adelantar e impulsar obras de carreteras y ferrocarriles para compensar el ajuste de unos 5.700 millones previsto en el presupuesto público para obras sin afectar al déficit.

Para ello, las constructoras adjudicatarias, con el respaldo de las entidades financieras que las apoyen, adelantarán el importe de las obras, que luego recuperarán cobrando a la Administración un canon por el uso de las mismas cuando éstas se pongan en servicio, en el horizonte de 2014.

En virtud de lo fijado en el PEI, presentado el pasado mes de abril, bancos y cajas comerciales y las constructoras deberán respaldar hasta un 20% de la financiación total del plan, mientras que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) cubrirá hasta un 30% y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) el 50% restante.

Del volumen total de inversión, más de un 70% se destinará a proyectos ferroviarios y el 30% restante a carreteras. Asimismo, más de la mitad del presupuesto total corresponde a obra nueva y, el resto, a conservación y mantenimiento.