Análisis

Un superávit en la cuerda floja

La ejecución de las cuentas de la Seguridad Social hasta finales de agosto refleja una leve mejora respecto al mes anterior aunque continúa su deterioro si se compara con el año precedente.

El superávit del sistema asciende a 7.480 millones de euros, lo que supone el 0,71% del PIB, algo superior a los 6.134 millones de julio, que equivalían al 0,58% del PIB. No obstante los excedentes de este último mes son un 31% inferiores a los registrados en agosto de 2009 (el rimo de descenso de julio era del 28% interanual).

Pero donde mejor se ve lo que está ocurriendo es en las cifras en términos de caja. Esto es lo que efectivamente recauda y paga la seguridad social, sin tener en cuenta los ingresos y pagos reconocidos pero que no se han ejecutado. En este caso, el superávit hasta agosto también recibe un pequeño balón de oxígeno. Así, hasta esta fecha, la Tesorería de la Seguridad Social recaudó 78.705 millones de euros y realizó pagos por valor de 75.021 millones, lo que arroja un excedente real de 3.686 millones de euros, algo superior al de julio, cuando el superávit de caja sumó 2.471 millones. Esta leve mejora se debe fundamentalmente a que aunque suene paradójico en agosto que es el mes vacacional por excelencia, los ingresos -que caen mes a mes- se redujeron menos de lo esperado. De hecho, este descenso fue del 1,66% mientras que en julio la recaudación cayó un 2,4%. Al mismo tiempo, los gastos -que también aumentan a medida que pasa el año- ascendieron de forma contenida pasando de crecer un 3,4% a un 3,9%, debido según la Seguridad Social "a la enorme contención del gasto corriente y gastos de funcionamiento (que descienden un 2,7%) y al ahorro en incapacidad temporal (que se reduce un 5%).

En cualquier caso, a pesar de esta pequeña mejoría, nunca hay que perder de vista el hecho de que al superávit real registrado en términos de caja hay que restar siempre los intereses que general el Fondo de Reserva de las pensiones, algo en lo que no suele hacer hincapié la Seguridad Social. Esto es así porque la contabilidad de este organismo registra dichas ganancias como ingresos patrimoniales del sistema pero inmediatamente debe reasignarlos a la hucha de las pensiones. Una vez hecha esta operación, el excedente real se situaría a finales de agosto en 1.324 millones. De esta forma, el sistema ya estaría por debajo de las expectativas de excedente previsto para este año que ascienden a algo más de 2.000 millones de euros. En este escenario desde la Seguridad Social se destaca como una "magnífica noticia" el hecho de que exista superávit en las cuentas, si bien sus responsables ya no resaltan tanto como en meses anteriores que el organismo cumplirá su previsión de saldo positivo para 2010 (el 0,2% del PIB).