Petróleo

El crudo de Texas sube el 1,74% y cierra la semana a 76,49 dólares por barril

La cotización del crudo de Texas subió hoy un 1,74% en la Bolsa Mercantil de Nueva York para terminar la última sesión de la semana en 76,49 dólares por barril (159 litros), en una jornada en la que el dólar se depreció ante el euro y en la que se conocieron nuevos datos sobre la economía estadounidense.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en noviembre sumaron 1,31 dólares al valor del jueves y enlazaron así dos sesiones consecutivos de ganancias.

Los contratos de crudo con vencimiento más próximo son hoy un 3,84% ó 2,83 dólares más caros que el pasado viernes.

Los contratos de gasolina con vencimiento en octubre también avanzaron hoy en Nueva York al ganar tres centavos por galón (3,78 litros) respecto al jueves y terminar la sesión a 1,94 dólares, tres centavos por encima del precio al que cerraron la semana precedente.

El gasóleo también experimentó una revalorización en sus contratos con vencimiento en octubre, en este caso de dos centavos, con lo que terminó la sesión a 2,13 dólares por galón, un precio que es cuatro centavos más caro que el que tenía hace una semana.

El gas natural perdió trece centavos en la Bolsa Mercantil de Nueva York y su contratos para octubre terminaron a 3,88 dólares por cada mil pies cúbicos, catorce centavos por debajo del precio al que cerraron el viernes pasado.

El aumento del precio del crudo y sus derivados se produjo en una jornada en la que se divulgaron nuevos datos acerca de la marcha de la economía estadounidense y en la que el dólar perdía terreno a otras divisas, como el euro, que se cambiaba a 1,3466 dólares frente a los 1,3319 dólares de la jornada precedente.

La depreciación del "billete verde", moneda en la que se negocian las materias primas como el petróleo, suele presionar al alza los precios del crudo pues resulta más barato cuando se adquiere con monedas fortalecidas ante el dólar.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos divulgó hoy que los pedidos de bienes duraderos bajaron en agosto un 1,3%, pero que los de bienes de capital aumentaron un 4,1%, una cifra que arroja cierto optimismo, ya que en ella se incluyen las inversiones de las empresas en nuevos equipos y sistemas.

El incremento de estos encargos indica que la desaceleración de la inversión empresarial quizá sea menos grave que temían algunos analistas.

Además, ese mismo Departamento informó también de que el ritmo de venta de casas nuevas en Estados Unidos se mantuvo sin cambios durante agosto y alcanzó una tasa anualizada de 288.000 unidades, por debajo de lo esperado por los analistas, pero una cifra que podría indicar una estabilización del mercado.