Caso práctico de lo que tributaría en el IRPF un contribuyente con 130.000 euros brutos