Fijará un tipo máximo del 45%

El Gobierno ultima dos nuevos tramos en el IRPF para las rentas altas

El Gobierno baraja crear dos nuevos tramos en la parte estatal del IRPF para gravar las rentas altas. Así, para aquellos que ganen más de 120.000 o 130.000 euros, el Ejecutivo elevará el tipo marginal máximo del 43% al 44%. Porcentaje que subiría al 45% para tramos de renta superiores.

La ministra de Economía, Elena Salgado.
La ministra de Economía, Elena Salgado.

La estructura actual del IRPF pasará probablemente de tener cuatro tramos a seis, según ha podido saber CincoDías de fuentes de la Administración. El Gobierno baraja establecer una nueva escala estatal para rentas superiores a 120.000 o 130.000 euros, que aplicarían un gravamen general del 44% en lugar del 43% actual. Además, se fijaría un último tramo para rentas aún más altas que tributarían al 45%. Los pormenores del incremento se conocerán hoy tras el Consejo de Ministros.

Sin embargo, ese tipo máximo será aún superior en comunidades como Cataluña, Andalucía, Baleares, Andalucía, Asturias y Extremadura, ya que sus respectivos Ejecutivos ya han aprobado elevar también el impuesto en el tramo autonómico. Las comunidades tienen competencia sobre el 50% del IRPF.

Así, Cataluña subió hasta cuatro puntos el tipo máximo para rentas superiores a 175.000 euros. Estos contribuyentes pagarán en 2011 un gravamen del 49% (25,5% procedente de la parte autonómica y 23,5% de la parte estatal). Para regiones como Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León o Aragón -que no han utilizado su capacidad normativa para variar el impuesto- el incremento que planea el Gobierno supondrá que el tipo marginal máximo pase del 43% al 45%.

La diversidad normativa implica que haya diferencias notables entre tributar en un territorio u otro. Así, en el caso de que el Gobierno optara por elevar hasta el 45% el tipo máximo para las rentas superiores a 120.000, un alto directivo con un sueldo de 200.000 euros pagaría 2.400 euros más en Cataluña que en Madrid, una de las regiones junto a La Rioja, Murcia y Comunidad Valenciana que optaron por bajar la parte autonómica del IRPF.

Con todo, para el ejemplo propuesto, será en Extremadura donde las rentas altas notarían más el incremento, ya que la Junta aprobó tres nuevos tramos que afectan a umbrales de renta a partir de 80.000 euros. Así, un extremeño que gane 200.000 euros pagaría 4.700 euros más por IRPF en 2011 respecto a 2010. En el caso de Andalucía, el sobrecoste fiscal ascendería a 4.600 euros; en Asturias, a 3.849 euros; y en Baleares, a 2.599 euros.

Una medida simbólica

En cualquier caso, elevar el tipo marginal máximo tiene un carácter más simbólico que real. Por ejemplo, el incremento del IRPF aprobado por la Generalitat sólo aportará unos 70 millones adicionales y afectará a 20.000 contribuyentes. Según Funcas, si el Gobierno central decidiera elevar dos puntos el gravamen máximo del IRPF para rentas superiores a 100.000 euros, los ingresos adicionales alcanzarían los 180 millones. Y si los tramos afectados fueron los que sobrepasasen los 150.000 euros, el Estado sólo recaudaría sólo 104 millones de más. Se trata de cifras insignificantes si se tiene en cuenta que por IRPF el Estado recauda al año en torno a 70.000 millones de euros.

En este sentido, los expertos sostienen que sólo aplicando una subida generalizada del IRPF sobre todos los tramos de renta se podrían lograr incrementos recaudatorios notable. Funcas estima que elevar un punto el tipo en los cuatro tramos del IRPF aportaría 2.192 millones.

En cualquier caso, de momento, el Gobierno sólo planea gravar a las rentas altas después de congelar las pensiones y recortar el sueldo a los funcionarios. Con todo, los expertos vaticinan que se necesitarán nuevas y más contundentes subidas fiscales para cumplir con las exigencias comunitarias y situar el déficit público en el 3% en el año 2013.

A más riqueza, menos trabajo

Sólo el 40% de la base imponible del IRPF de los tramos de renta superiores a 120.000 euros procede del trabajo. El resto se genera a través de las ganancias patrimoniales o del capital mobiliario y, por tanto, tributan por el tipo del ahorro.

Dicho de otra forma, la subida fiscal que planea el Gobierno no afectará ni a la mitad de la base imponible que declaran las rentas altas. Esto es así porque las ganancias patrimoniales y el capital mobiliario (acciones por ejemplo) tributan por el tipo del ahorro, que actualmente asciende al 19% para los primeros 6.000 euros y al 21% para el resto.

El probable incremento del tipo marginal máximo del 43% al 45% se aplicaría sobre las rentas salariales, cuyo peso en los contribuyentes de los tramos más altos del impuesto es menor. Por ejemplo, las ganancias originadas por el trabajo sólo representan el 18% de los ingresos para aquellos que declaran más de 600.000 euros anuales. En cambio, para rentas en torno a los 25.000 euros, el sueldo representa el 85% de la base imponible.

Reacciones a la subida fiscal

PARTIDO POPULAR. Para el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, crear nuevos tramos en el IRPF para rentas altas provocará un incremento de la economía sumergida. Por otra parte, Montoro considera que la medida no tendrá ningún efecto en la reducción del déficit público y, además, cree que distorsionará el sistema tributario.

SINDICATOS. El líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y el de UGT, Cándido Méndez, coincidieron ayer en tildar de "insuficiente" el incremento fiscal para las rentas superiores a 120.000 euros. Méndez sostuvo que la medida "es la expresión del quiero y no puedo" y vaticinó que tendrá una "escasa capacidad recaudatoria".

CÁMARAS. El presidente de las Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, defendió que el incremento del IRPF responde a "una compensación" tras recortar los sueldos públicos y congelar las pensiones. Por otra parte, considera que se trata de un gesto parar "contentar" a la izquierda que, sin embargo, no calmará las protestas de los sindicatos.

CIU. El líder de Convergència i Unió (CIU), Artur Mas, aseguró que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha optado por elevar el IRPF a las rentas altas para "maquillar" la reciente subida del IVA. Mas también apuntó que la recaudación adicional será "casi testimonial".

ERC. El diputado de ERC, Joan Ridao, desdeñó el incremento del impuesto sobre la renta y argumentó que "los ricos no están en el IRPF".