Metales preciosos

"Su lingote, gracias"

La antigua frase de las máquinas de tabaco en las que se agradecía al cliente su compra, "su tabaco, gracias", se puede cambiar ya por uno de los metales preciosos más codiciados del globo: el oro.

Thomas Geissler, inventor del cajero automático expendedor de oro
Thomas Geissler, inventor del cajero automático expendedor de oro

En el hall del Hotel Palace de Madrid se ha instalado uno de los primeros cajeros automáticos expendedores de oro de Europa -junto al de Milán, que también se presentaba hoy, son el segundo y el tercero que existen el todo el mundo-, tras la inauguración de la primera de estas máquinas en el Emirates Palace Hotel de Abu Dabi el pasado mes de mayo.

La compañía alemana Ex Orient Lux, inventora y distribuidora del cajero Gold to go, asegura que se trata de una forma original de realizar un obsequio, ya que se pueden obtener pequeñas monedas de oro desde 40 euros aproximadamente (dependiendo de la cotización diaria). Además, Thomas Geissler, inventor del cajero y directivo de la compañía, señala que "en un momento en el que el euro está a la baja y la gente está perdida con el valor del dinero se les ofrece una oportunidad de inversión". "A pesar de que el oro se conoce desde hace muchísimo tiempo sigue generando mucha expectación", destaca.

La maquina expendedora de oro, que actualiza la cotización cada 10 minutos, ofrece al cliente la posibilidad de adquirir desde pequeñas monedas hasta lingotes de un valor que alcanza los 1.040 euros aproximadamente.

Vale arrepentirse

La empresa distribuidora asegura que se ofrece al cliente una garantía de recompra del oro. "Si no le gusta el brillo del lingote o el precio al que ha comprado el producto, el usuario tiene un plazo de 10 días para devolverlo y recibirá la cantidad total del dinero gastado", asegura Thomas Geissler.

La primera experiencia de la compañía en Abu Dabi -que según destacaron los responsables de este nuevo producto coincidió con un periodo de temporada baja en este territorio- ha supuesto la venta de entre 40 y 100 piezas diarias de oro.

En cuanto al perfil de cliente de la máquina expendedora del metal precioso por excelencia, existen varios tipos. Las personas que desean llevarse un recuerdo del lugar visitado son tanto hombres como mujeres (50% aproximadamente) de mediana edad y de clase social más variopinta. "Cuando la compra se realiza como inversión, el perfil es normalmente el de un hombre, con una buena posición social y una edad media de 55 años", destaca Geissler.

Con la intención de evitar el blanqueo de dinero, el cajero obliga al usuario a introducir su DNI o pasaporte en la máquina si se superan los 1.500 euros de compra.

A final de año se espera que existan unos 35 cajeros de este tipo instalados en hoteles, aeropuertos, oficinas bancarias y centros comerciales exclusivos de todo el mundo. "El año que viene esperamos tener capacidad para instalar 50 cajeros al mes", apunta el responsable de Ex Orient Lux.