Mañana, asamblea del banco

Los sindicatos presionan a BBK para lograr un pacto laboral con Cajasur

La asamblea que mañana celebra BBK para dar luz verde a la absorción de Cajasur (intervenida el 22 de mayo por el Banco de España) podría resultar más agitada de lo previsto. Representantes de varias fuerzas sindicales con representación en la caja vizcaína han amenazado con votar en contra del proyecto si la dirección no se compromete a alcanzar un acuerdo de intenciones en materia laboral.

La pretensión sindical es que el presidente de BBK, Mario Fernández, dé su palabra a los sindicatos de que no adoptará medidas traumáticas tras la integración de Cajasur, tal y como hizo Manuel Menéndez, presidente de Cajastur, antes de absorber completamente CCM, también intervenida por el supervisor bancario.

La falta de voluntad para alcanzar un acuerdo de intenciones constituye "una señal muy negativa", apuntan fuentes sindicales. En caso de que la dirección de BBK no lance un guiño a los sindicatos durante la celebración de la asamblea éstos, que ostentan el 10% de la representación, votarán en contra. Aunque su oposición no impedirá que se materialice la operación, constituirá el punto de partida para llevar a cabo más medidas de presión.