Informe presentado ayer por la patronal Adese

Los fabricantes de videojuegos confían en las novedades para recuperar sus cifras

La industria del videojuego confía en remontar estas Navidades los datos de un 2009 que fue el primer ejercicio sin crecimiento del sector, según el informe presentado ayer por la patronal Adese (Asociación de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento). Los lanzamientos de novedades en hardware, como los nuevos mandos Kinnect de Microsoft y Move de Sony son las principales novedades para la campaña de Navidad, que supone el 40% de la facturación anual.

Por el momento, las estimaciones de Adese son que en los primeros ocho meses del año se acumula un crecimiento del 5%, un dato interesante respecto a la caída del 16% del pasado ejercicio para un total de 1.200 millones de euros. La principal causa estuvo en la escasez de venta de dispositivos al no producirse novedades relevantes -el software, los juegos en sí, sólo cayeron un 6%-.

El presidente de la patronal, Alberto González Lorca, envió en la presentación de los datos "un mensaje de optimismo y de realismo", destacando otros índices favorables para el sector en su estudio, como que supone el 53% del gasto en ocio audiovisual en España; es decir, más que la industria del cine y la música juntas. Y ello a pesar de que sus datos no recogen aún el consumo en dos sectores en ascenso como el juego online o los videojuegos específicos para móviles y tabletas. "Volveremos al crecimiento de dos dígitos a medio plazo", apuntó.

González Lorca aprovechó para recordar el mensaje habitual de Adese solicitando un mayor apoyo por parte de la Administración, con medidas concretas para respaldar el desarrollo de software como las que benefician a las industrias de otros países europeos. "Aunque España se mantiene como el cuarto consumidor europeo de videojuegos, la tasa de apenas un 1% de consumo de desarrollos nacionales está muy lejos del 10%-15% de Francia o Reino Unido, donde existen medidas fiscales y subvenciones concretas para el videojuego como producto cultural", señaló. En particular, lamentó como consecuencia la fuga de talentos nacionales que se viene produciendo en el sector.