Solicita la medida a la administración de Marsans

Ricoh pide el embargo preventivo de los bienes de Díaz Ferrán y Pascual

La multinacional japonesa Ricoh ha solicitado a la administración concursal de Viajes Marsans el embargo preventivo de los bienes de los administradores del grupo en los dos años previos a su entrada en concurso. La medida se reclama ante la suposición de que el concurso será declarado culpable.

La compañía de ofimática Ricoh, acreedor del grupo Marsans, en concurso de acreedores desde el pasado mes de junio, ha solicitado el embargo preventivo de los bienes de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, ex propietarios de la compañía de viajes.

La representación legal en España de la multinacional japonesa, según fuentes del juzgado, ha reclamado a la administración concursal de la compañía, a través de un requerimiento presentado en el juzgado de lo mercantil número 12 de Madrid, el embargo preventivo de los bienes de todo aquel que formara parte de la administración del grupo durante los dos últimos años previos a su entrada en concurso de acreedores. Díaz Ferrán y Pascual abandonaron sus cargos en Marsans el pasado mes de junio al traspasar la propiedad del grupo a la firma Posibilitum, especializada en la gestión y liquidación de compañías en crisis. La operación coincidió con la presentación de la solicitud de concurso de acreedores de Marsans.

De acuerdo a fuentes expertas en materia concursal, la solicitud de esta medida tiene que estar basada en dos requisitos, la posibilidad fundada de que el concurso sea declarado culpable y que la masa activa de la compañía en concurso sea insuficiente para satisfacer las deudas reclamadas.

El concurso de Viajes Marsans puede ser declarado culpable si la juez entiende que los administradores de la compañía incumplieron su obligación legal de comunicar la situación de insolvencia de la empresa en el plazo de dos meses desde que esta fuera conocida. La quiebra, en diciembre de 2009, de la aerolínea de Díaz Ferrán y Pascual, Air Comet, evidenció los graves problemas por los que pasaban las compañías de los dos empresarios.

En todo caso el informe concursal de Viajes Marsans, que previsiblemente será presentado a finales de octubre, dará cuenta de la estimación de la deuda de la compañía y del valor de sus activos.

La solicitud presentada por Ricoh se suma al embargo preventivo de bienes por valor de 37,6 millones decretado en agosto por el Juzgado Mercantil número 8 de Madrid contra Inversiones Grudisan, la sociedad patrimonial de Díaz Ferrán y Pascual, por el concurso de Air Comet.

Además, más de medio centenar de aerolíneas han interpuesto recientemente una demanda contra Viajes Marsans por apropiación indebida. La cantidad reclamada es superior a los cinco millones de euros.

Reclaman el pago de Hoteles Arrecife

De acuerdo a las fuentes consultadas la representación legal de Ricoh también ha solicitado a la administración concursal la reintegración de un pago realizado por Viajes Marsans a Hoteles Arrecife antes de su entrada en concurso.

La compañía de hoteles instó el concurso de Viajes Marsans por una deuda cercana a los 300.000 euros. Dicha solicitud fue retirada después de que la empresa de viajes pagara 250.000 euros a Hoteles Arrecife. Dicho pago, explican expertos en la materia, puede violar la condición de igualdad de derecho a cobro entre los acreedores de la empresa.

Concurso culpable

Comunicación obligada de insolvencia

Comunicación: los administradores de una compañía deben comunicar la situación de insolvencia en el plazo de dos meses desde que esta sea conocida.

Concurso necesario: la juez declaró el concurso de Viajes Marsans como necesario el pasado 25 de junio, ante la situación de sobreseimiento general de los pagos de la empresa.

80.000 acreedores a las puertas de Viajes Marsans

Los administradores concursales de Marsans nombrados por el juez han solicitado al Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid una prórroga de un mes en el plazo concedido para elaborar el informe concursal de Viajes Marsans, previsto inicialmente para el próximo 29 de septiembre. La causa principal por la que los administradores reclaman más tiempo, como informó ayer CincoDías en su web, es el alto número de acreedores de la compañía de viajes, en concurso desde el pasado 25 de junio. Los administradores estiman que Viajes Marsans cuenta con entre 60.000 y 80.000 acreedores "teniendo esta administración concursal que revisar toda la documentación aportada por cada uno de estos acreedores para así identificar a cada acreedor", explican en el documento enviado al juez y al que ha tenido acceso este diario.

El informe concursal elaborado en diciembre de 2008 sobre Martinsa Fadesa, el mayor concurso en España, indicaba la existencia de 5.979 acreedores; en el caso de Fórum y Afinsa el número de acreedores era superior a los 200.000.

La administración concursal de Marsans añade en su escrito al juzgado que además Viajes Marsans "posee activos de muy difícil valoración (participaciones, acciones en múltiples sociedades, derechos de cobro, etcétera) teniendo esta administración concursal que realizar un examen de la solvencia de las sociedades de las que Viajes Marsans es accionista o acreedora". La Ley Concursal establece el plazo de dos meses para que la administración elabore su informe provisional pero a la vista de la complejidad del proceso "entiende esta administración concursal que resulta plenamente justificada su petición".