En los términos acordados

Cajastur aprueba su integración en la quinta entidad financiera española

La Asamblea General de Cajastur ha aprobado hoy su integración en un Sistema Institucional de Protección (SIP) con las cajas de ahorros del Mediterráneo, de Extremadura y de Santander y Cantabria, que supondrá la creación de la quinta entidad financiera española y la tercera agrupación de cajas.

Según ha informado la entidad asturiana, la integración se ha aprobado en los términos suscritos por las entidades participantes en este proceso el pasado 27 de julio, que incluye la constitución de una entidad de crédito central cabecera del grupo y el compromiso mutuo de solvencia entre los integrantes del mismo.

El pasado mayo los consejos de administración de estas cuatro cajas acordaron una fórmula que les permitirá compartir riesgos, pero mantener sus marcas diferenciadas, y que fue bien acogida por los respectivos gobiernos regionales.

La caja asturiana se encuentra además inmersa en la absorción de Caja Castilla La Mancha (CCM), que dejará de ser administrada por el Banco de España una vez que haya concluido el proceso registral, administrativo y jurídico y que Cajastur asuma el negocio financiero de la entidad castellano manchega, que conservará como banco su marca y su logotipo aunque pase al Banco Liberta de la entidad financiera del Principado.

Banco Liberta informó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que el negocio bancario de Caja Castilla La Mancha se integra en el Grupo Cajastur a consecuencia de la elevación a públicos de los acuerdos del banco y CCM, cuya asamblea ya aprobó en junio su integración en la caja asturiana.

CCM informó anteayer de la devolución de las participaciones preferentes emitidas en junio de 2009, dos meses después de su intervención por el Banco de España, por valor de 1.300 millones de euros, que fueron suscritas en su totalidad por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de las Cajas de Ahorros, circunstancia aplaudida hoy por los sindicatos CCOO y UGT y por el Gobierno regional.

El viernes, la CAM y Caja Extremadura celebran también asambleas generales extraordinarias para aprobación la "fusión fría", unión que el día siguiente será debatido en la asamblea de Caja Cantabria.

El quinto grupo financiero del país tendrá con un volumen de activos superior a 135.000 millones.

La alianza, que se fraguará con la creación de un Sistema Institucional de Protección (SIP), recibe una ayuda del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de 1.493 millones y permitirá a las cajas compartir su solvencia.