Encadena siete meses al alza

La industria modera la subida de su facturación al 3,3% en julio

La cifra de negocios de la industria subió un 3,3% en julio en comparación en igual mes de 2009, encadenando así su séptimo ascenso consecutivo, aunque moderó su ascenso con respecto a junio, según lo datos difundidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La cifra de negocios de la industria desaceleró notablemente su crecimiento en el séptimo mes del año, pues en junio había repuntado un 9%, situándose por debajo de los dos dígitos después de haber crecido en mayo a una tasa superior al 10%.

Por su parte, las entradas de pedidos del sector subieron un 3,1% en julio, 7,5 puntos por debajo de lo que lo hicieron en junio. Se trata también del séptimo incremento interanual consecutivo que experimentan las entradas de pedidos.

Los sectores industriales que tuvieron mayor repercusión en la subida de la cifra de negocio en julio fueron los bienes intermedios, cuya facturación aumentó el 6,9% y la energía, con una variación anual positiva del 20,5%.

Las actividades que más influyeron en el aumento fueron las coquerías y refino de petróleo (21,7%), la metalurgia; fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (30,3%), la industria química, excepto limpieza, perfumes y cosmética, (20,4%) y la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques (6,8%).

Del lado contrario, tuvieron repercusión negativa los bienes de consumo no duradero, cuya tasa interanual bajó el 3% y, entre las actividades, destacaron las caídas del 12,3% en la fabricación de otros productos minerales no metálicos y del 26,7% en la reparación e instalación de maquinaria y equipo.

También descendieron las tasas interanuales en las industrias alimentarias (excepto molinería y alimentación animal), con un 2,1% menos, y la de elementos metálicos para construcción, contenedores de metal, generadores de vapor, armas y municiones, con un descenso del 9,3%.

En cuanto a los pedidos, los sectores que más influyeron en la subida fueron los de bienes intermedios (7,2%), y la energía, (21,1%), aunque cayeron un 1,9% los de bienes de consumo no duradero.

La actividad que repercutió más negativamente fue la construcción naval, ferroviaria, aeronáutica y espacial y vehículos de combate, donde los pedidos bajaron el 55,9%.