El TUE rechaza registrar los bloques

Los ladrillos de Lego se quedan sin marca

Es el juego de construcción por excelencia. Los ladrillos, piezas y mecanismos de engranaje han hecho las delicias de generaciones de niños en toda Europa, desde la década de los cincuenta, cuando una empresa danesa lanzó al mercado sus famosos juguetes creativos de construcción. El peso de la historia, sin embargo, no ha permitido a Lego hacer valer la exclusividad de su sistema en la Unión Europea como le hubiera gustado. El Tribunal de Justicia de la UE (TUE) ha rechazado un recurso de la empresa danesa fabricante de juegos, con lo que el grupo no podrá registrar sus ladrillos como una marca con protección ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI).

El tribunal consideró que el bloque de juego está constituido "exclusivamente" por la forma del producto necesaria para obtener un resultado técnico, por lo que no puede quedar amparado por el derecho comunitario de marcas, según indicó un comunicado.

El objetivo de esa prohibición es evitar que el derecho de marcas confiera a una empresa el monopolio sobre soluciones técnicas o sobre las características de uso de un producto, explicó.

El tribunal de Luxemburgo añadió que, cuando la forma de un producto no hace sino incorporar la solución técnica desarrollada por el fabricante y patentada a petición suya, una protección de la forma como marca tras la expiración de la patente "reduciría considerablemente" la posibilidad de que otras empresas utilicen esa solución.

"Las empresas no pueden utilizar el derecho de marcas para perpetuar, sin limitación de tiempo, derechos exclusivos sobre soluciones técnicas", añade el tribunal en su nota. Lego argumenta que los ladrillos tiene una forma "distintiva" y que por tanto pueden considerarse una marca para su registro.

Lego presentó en 1996 una solicitud para registrar un bloque de juego de construcción de color rojo como marca comunitaria, lo que fue aceptado inicialmente por la Oficina de Armonización del Mercado Interior de la UE (OAMI, con sede en Alicante).

Sin embargo, una empresa que también fabrica juegos de bloques de construcción, Mega Brands, presentó un recurso que fue aceptado por la División de Anulación de la OAMI, al considerar que las características del bloque de Lego se habían adoptado para cumplir una función utilitaria y no para identificarlo frente a otros juegos.

Lego apeló entonces al Tribunal de Primera Instancia de la UE, que en una sentencia de noviembre de 2008 rechazó el argumento de la compañía danesa, que presentó un recurso. æpermil;ste también ha sido desestimado ahora por la última instancia de la justicia europea.

Lego sigue siendo propiedad de la familia Kristiansen, fundadora del grupo en 1932.

Reacción de la compañía juguetera

"Naturalmente, es motivo de preocupación para nosotros el hecho de que otras empresas puedan usar el ladrillo y diluir nuestra imagen de marca", dijo Peter Kjaer, responsable de propiedad intelectual de Lego en una nota recogida por Bloomberg. "El peor aspecto es que se va a confundir a los consumidores", añadió.

Según los estudios que maneja la compañía, entre un 40% y un 60% de los consumidores creen que están comprando Lego cuando realmente están adquiriendo un producto de una marca diferente, añadió este directivo.

El Tribunal de Justicia estima, sin embargo, que la situación de una empresa que haya desarrollado una solución técnica con respecto a competidores que comercializan copias o imitaciones, o que incorporan exactamente la misma solución técnica no puede protegerse confiriendo un monopolio a esa empresa mediante el registro como marca del signo de esa forma. Ese caso, añade el Tribunal, podría examinarse conforme a las normas en materia de competencia desleal. Sin embargo, explican los jueces europeos, ese análisis no es objeto de este litigio y correspondería a un proceso paralelo.

Los productos de Lego se comercializan en 130 países, vende 160 millones de cajas al año y la compañía estima que los niños pasan 5.000 millones de horas al año con bloques multicolores. El competidor más directo de Lego en el mercado de bloques para construir es Mega Brands, principal beneficiada del fallo del TUE.

Historia

Un negocio fundado en 1932

-Enseña. El nombre Lego es la abreviación de dos palabras danesas, leg godt, que significan juega bien.

-Beneficio. Lego ganó 2.204 millones de coronas (295 millones de euros) en 2009, el 63% más, e ingresó 11.661 millones de coronas (1.563 millones de euros), el 22% más.