Sus políticas, no tanto

Obama mantiene el tirón en Europa

La popularidad del presidente de EE UU, Barack Obama, sigue siendo alta en Europa pero eso no se traduce en un apoyo generalizado a sus políticas, en particular en torno a Irán y Afganistán, según una encuesta divulgada hoy.

Barack Obama, el presidende de los Estados Unidos
Barack Obama, el presidende de los Estados Unidos

La encuesta 'Tendencias Transatlánticas 2010' señaló que el 78% de los encuestados en 11 países de la Unión Europea apoya la política exterior de Obama y el 55% quiere que EE UU ejerza un liderazgo global más fuerte, pero sólo el 49% aprueba su gestión en torno a Irán y Afganistán.

El apoyo a la política exterior de Obama fue del 83% en 2009, y el descenso mayor este año se registró en Turquía, donde bajó del 50% al 28%, según la encuesta anual realizada en junio pasado, 18 meses después de la llegada al poder del mandatario.

No obstante, su índice de aprobación en la UE ha descendido "ligeramente" desde 2009, cuando alcanzó el 83%. Ahora, destaca la caída en diez puntos porcentuales o más en el Reino Unido, Países Bajos y España; siete puntos en Italia, seis en Francia y cinco en Alemania.

En España, el apoyo a la política internacional de Obama bajó del 83% al 74%, indicó el sondeo.

Entre los españoles, el apoyo a la gestión de Obama de los asuntos internacionales fue del 74%, menor que el 78% en el resto de la UE. El apoyo también fue menor en asuntos puntuales como las relaciones con Rusia, la lucha contra el cambio climático, las tensiones en Oriente Medio, Afganistán, Irán, y la gestión de las relaciones con España.

La popularidad de Obama en Europa le permite "más oportunidades de convencer a los europeos sobre sus políticas" pero la encuesta revela la diferencia fundamental que persiste entre EE UU y Europa "y el trabajo que queda por hacer", dijo en un comunicado Craig Kennedy, presidente del Fondo German Marshall de EE UU, que realizó la encuesta junto con la italiana Compagnia di San Paolo.

El sondeo, realizado entre más de 13.000 personas, indicó que Obama sigue siendo más popular en Europa de lo que fue su antecesor, George W. Bush, pero que menos de la mitad, o el 49%, respondió de forma positiva sobre su manejo de Afganistán e Irán.

Cada uno de los países encuestados mantiene tropas en Afganistán, y el 64% opinó que su país "debería reducir o retirar sus tropas" de allí, en comparación con el 41% de los estadounidenses que opinó lo mismo.

Estados Unidos fue, según la encuesta, el único país donde la mayoría apoya mantener o incrementar la presencia militar en Afganistán, y una ajustada mayoría del 51% expresó optimismo sobre la estabilización de esa nación asiática.

Para algunos observadores, este contraste en apoyo a la política hacia Afganistán podría complicar los esfuerzos de Washington para recabar más apoyo de sus aliados.

Por otra parte, el 86% de los estadounidenses y el 79% de los sondeados en la Unión Europea mostraron "alguna" o "mucha" preocupación por las ambiciones nucleares de Irán, mientras que sólo en Turquía, el 48% de los encuestados dijo tener "poca" o "ninguna" preocupación sobre el tema.

El 35% de los encuestados en la UE prefiere ofrecer incentivos económicos para que Irán desista de obtener armamentos nucleares, comparado con el 40% de los estadounidenses que favorece las sanciones económicas como herramienta disuasoria, según la encuesta.

En general, el 52% de los estadounidenses apoyó el manejo de la política exterior de Obama, y la mayoría respaldó en concreto sus políticas respecto a Rusia (61%), el cambio climático (56%), Afganistán (54%) e Irán (52%), indicó el sondeo.

La encuesta tuvo un margen de error de más o menos tres puntos porcentuales.