Descarta que se amplíe de cinco a diez años

Salgado rechaza ampliar más el plazo para que las CC AA paguen sus deudas al Estado

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha desoído la petición del PP para que se amplíe de cinco a diez años el plazo con el que cuentan las comunidades autónomas para devolver al Estado sus deudas procedentes de liquidaciones presupuestarias negativas correspondientes a 2008, y recordó que el Ejecutivo ya aprobó una moratoria de un año y el pago en 60 mensualidades a petición de estas administraciones.

En respuesta a una pregunta del senador del PP Javier Arenas, Salgado puso de manifiesto, por tanto, que las condiciones de devolución "se están flexibilizando extraordinariamente" atendiendo a las circunstancias, con la aprobación del Parlamento y el acuerdo de "todas y cada una de las comunidades autónomas".

"No todas aceptaron esa fórmula y pidieron un aplazamiento", le precisó Arenas, quien calculó que son más de 25.000 millones de euros los que las comunidades tienen pendientes de devolución por culpa, a su juicio, de la "falsedad" de las previsiones macroeconómicas del Gobierno durante los dos últimos años, que, al no cumplirse, han descuadrado las cuentas de estas administraciones.

"Estudie una mayor flexibilización porque si no la deuda va a conllevar una asfixia terrible para las comunidades autónomas", pidió Arenas a las Ministra de Economía y Hacienda. Para ilustrar esta situación, el senador 'popular' incluso especificó que la deuda de Galicia supone el 5% de su presupuesto y el 3%, en el caso de Andalucía.

"¿Por qué le exige a las comunidades autónomas que devuelvan su deuda en 5 años si usted emite deuda a 15 años?", cuestionó finalmente Arenas.

En su defensa, Salgado reiteró que la voluntad del Gobierno ha sido dar facilidades a las comunidades autónomas para que realizar esa liquidación negativa, pero recordó que éstas ya estaban avisadas de ella desde los meses de verano de 2008 "y no hicieron nada por reducir sus niveles de gasto".

"Por el contrario, tuvieron al final del año un déficit superior al 1,4% del PIB, por encima del 0,25% autorizado", añadió para sentenciar en referencia a la desviación de las previsiones macroeconómicas: "Parece que tampoco ellas eran conscientes de la situación en la que estábamos".

Por último, Salgado echó en cara al PP que su discurso es "profundamente contradictorio", puesto que, al tiempo que pide austeridad, han venido presentando durante el último año propuestas con un coste superior a los 10.000 millones de euros.

Salgado garantiza que los PGE de 2011 no tendrán cambios en estructura fiscal

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha asegurado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2011 "van a mantener la estructura fiscal" vigente, por lo que pidió "tranquilidad absoluta" al respecto.

Interpelada por el senador de CiU Jordi Vilajoana, quien le pidió que "aclare cuanto antes" si el Gobierno prevé ampliar la presión fiscal por la vía del aumento de los tipos impositivos, Salgado insistió en que "no va a haber cambios fiscales significativos".

La ministra de Economía y Hacienda volvió a sacar a relucir una posible subida impositiva para las rentas más altas, pero al respecto señaló que ésta "no tendrá un efecto significativo sobre la recaudación". "Serán cambios muy limitados en cuanto al ámbito que afectan", dijo.

Además, ante las inquietudes expresadas por el senador de CiU, Salgado garantizó que "si va a haber cambios que afecten a los que tienen más capacidad, van a quedar claramente identificados quienes son".

Aprovechando esta cuestión, la vicepresidenta económica del Gobierno aseguró que el Ejecutivo nunca ha negado que la subida del IVA afectaría más a las rentas medias, ya que, más bien, "si se trata de incrementar la recaudación es necesario afectar más a la clase media".

En todo caso, reiteró que "la ley de Presupuestos de 2010 ya ha hecho las modificaciones fiscales que se creían adecuadas" para ampliar la recaudación en plena crisis.

En cuanto al Impuesto sobre Sociedades, Salgado aseguró que los tipos aplicados están por debajo del esfuerzo teórico debido a la incidencia de una "pléyade" de deducciones. Sin embargo, consideró que "no es conveniente" proceder en la actual coyuntura a su simplificación para que el tipo teórico coincida con el real en sintonía con la UE, como tampoco a la inclusión de deducciones nuevas, dada la situación de mínimos de la recaudación, y prefirió esperar a que se consolide la recuperación para estudiar cualquier cambio.