Por el enorme déficit estatal

Los sindicatos británicos abren la puerta a la huelga general contra los recortes

Los sindicatos británicos abrieron hoy la puerta a una posible huelga general en el Reino Unido para protestar contra los recortes previstos por el Gobierno, al votar por mayoría a favor de tomar "medidas de fuerza coordinadas".

Los sindicatos de la confederación sindical Trade Union Congress (TUC), que celebra desde hoy su congreso anual en Manchester (norte de Inglaterra), apoyaron una moción que incluye la posibilidad de "construir una amplia alianza de sindicatos y comunidades bajo amenaza".

Antes de la votación, el secretario general de TUC, Brendan Barber, advirtió de que las medidas previstas para atajar el enorme déficit estatal convertirán a Gran Bretaña en un "lugar más oscuro y más aterrador".

Barber alertó de que los recortes del Gobierno de coalición encabezado por el conservador David Cameron no eran algo "temporal", sino "una reducción permanente de los servicios públicos y del estado de bienestar".

El secretario general precisó que esas medidas no eran "tanto una necesidad económica como un proyecto político motivado por un clamor ideológico para lograr un Estado pequeño".

Los sindicatos argumentan que los recortes proyectados, que ya se han empezado a aplicar, son demasiado radicales e inmediatos y pondrán en peligro la recuperación económica.

Un informe divulgado por ellos este fin de semana revelaba que 150.000 personas han perdido ya o van a perder próximamente su trabajo en alrededor de 150 organismos públicos.

El Gobierno ya ha adelantado que prevé retirar 32.000 millones de libras de la economía (38.700 millones de euros), entre aumentos de los impuestos y reducción del gasto público, a partir de abril de 2011, que se sumarán a los 8.900 millones ya recortados este año.

El verdadero alcance de los recortes, que pretenden reducir un déficit que se cifra en 155.000 millones de libras (186.000 millones de euros), se sabrá el próximo 20 de octubre, cuando el ministro de Economía, George Osborne, presente su informe de "revisión del gasto", con recortes previstos de al menos un 25 por ciento en todos los ministerios menos Sanidad y Desarrollo Internacional.

"Lo que nos quiten ahora llevará generaciones reconquistar. Unos servicios públicos decentes son el pegamento que mantiene unida a la sociedad civil y los disminuimos a nuestro antojo", señaló Barber en el 142 congreso del TUC, el primero sin un Gobierno laborista desde 1996.

Ante esta situación, los sindicatos dejaron claro al Gobierno de Cameron que los trabajadores están dispuestos a ir a la huelga contra los recortes presupuestarios.