Urkullu no pedirá la eliminación de la 'enmienda antiblindaje'

El PNV exige limpiar la Ley de Economía Sostenible de injerencia competencial

La cuenta atrás para la tramitación parlamentaria del proyecto de Ley de Economía Sostenible ha empezado. El PNV será el principal apoyo del Gobierno para sacarla adelante y ya le ha exigido que limpie de la norma cualquier vestigio de invasión competencial para iniciar la negociación.

Los contactos entre Economía y el PNV ya han comenzado a nivel informal para detectar aquellos aspectos del proyecto de ley que pueden afectar a competencias ya transferidas al País Vasco y también para introducir en la norma algunas de las contrapartidas que los nacionalistas vascos le han exigido al Gobierno para respaldar los Presupuestos estatales de 2011.

Mañana martes finaliza el plazo para presentar enmiendas a la totalidad y el Gobierno da por hecho que, al menos, el PP e Izquierda Unida darán este paso para descalificar de forma global en el debate que se celebrará la semana que viene la política económica de José Luis Rodríguez Zapatero. Para derrotar estas enmiendas e impedir la devolución del texto al Consejo de Ministros, el PSOE contará con el respaldo de los nacionalistas vascos y catalanes, los más proclives a entrar en este caso en el juego de la geometría variable que le está salvando a Zapatero la legislatura.

La debilidad parlamentaria del Ejecutivo ha facilitado una respuesta positiva de la vicepresidenta Elena Salgado al PNV. Economía se esforzará, pues, en limpiar el proyecto de Ley de Economía Sostenible de cualquier invasión competencial para posibilitar que el debate se centre en las cuestiones de fondo y que sea ágil para que no se solape con el de Presupuestos. El PSOE ya dispone de una agenda de contactos internos con el Ministerio que dirige Salgado para ordenar las prioridades y decidir como encaja el aluvión de demandas que les han llegado en los últimos meses por parte de muy diversos grupos de presión. Hay que tener en cuenta que el proyecto entró en el Congreso el pasado abril y desde entonces permanece bloqueado en medio de continuas prórrogas a los plazos de enmiendas.

La tarea que le queda a Economía y al Grupo Parlamentario Socialista para abordar la tramitación de la ley es ardua ya que algunos de sus contenidos ya han emergido por otras vías legislativas como respuesta del Gobierno a la crisis económica y a la tormenta bursátil vivida hace unos meses.

Pese a que en las últimas semanas ha surgido el rumor de que el PNV pensaba poner otra vez sobre la mesa la eliminación de la famosa 'enmienda antiblindaje' como condición para apoyar los Presupuestos y la propia Ley de Economía Sostenible, fuentes nacionalistas lo desmienten de forma rotunda.

Según las mismas fuentes, la negociación se centrará en la reforma de los organismos reguladores, la del mercado de valores, la de los mercados de seguros y fondos de pensiones y la de la contratación pública, entre otros muchos aspectos.

Es tan amplio el universo de la ley que el Gobierno espera sacar el máximo rendimiento a las alianzas parlamentarias de geometría variable, aunque confía en encontrar en el PNV el apoyo fundamental.

Una norma, en parte, obsoleta

Era tan distinto al de ahora el escenario en el que los responsables de Economía elaboraron el proyecto de ley que entró en el Congreso el pasado 9 de abril que algunos de sus contenidos han quedado totalmente obsoletos debido a las medidas de urgencia adoptadas posteriormente por el Gobierno a lomos de la tormenta financiera y de la crisis de los mercados de deuda. Es el caso, por ejemplo, de los artículos de ley que afectan a la disciplina presupuestaria de los ayuntamientos o los que tocan medidas destinadas a luchar contra la morosidad.

El proyecto de ley contiene también otros aspectos controvertidos relacionados con la sostenibilidad del modelo energético que han sido abordados, hasta ahora sin éxito, en las conversaciones abiertas sobre este sector entre el Gobierno y el principal partido de la oposición.

Es tan extenso y variopinto el contenido de la ley, que la mayoría de los grupos se ha puesto de acuerdo para volver a prorrogar el plazo de enmiendas parciales hasta la semana que viene.