Pequeños Gigantes | Easy Cut

'Low cost' a golpe de peine y tijera

Lavar y marcar, 7 euros; cortar, 9 euros; color, 11euros. æpermil;ste es el eslogan de EasyCut, un proyecto que demuestra que el modelo de bajo coste cuaja incluso en el sector de la peluquería

Tan sólo cinco años después de probar con la reapertura de dos locales que se encontraban en quiebra en Palma y Barcelona, Easy Cut dispone ya de 70 salones franquiciados y asociados en España y el extranjero. El año pasado facturó más de 16 millones de euros y cuenta con cerca de 400 empleados.

¿Cuál es el secreto para alcanzar estas cifras en un mercado que en el mismo periodo ha perdido una cuarta parte de su volumen? "El 90% de los consumidores de peluquería es fiel a su estilo y quiere un corte de pelo normal, no de moda, pero el 100% de los salones dedicaba más de un 30% de sus costes a vender moda". Así lo razona Jaime Fernández, fundador de Easy Cut. "Nuestra oferta se limita a diez productos básicos y los ofrecemos a mitad de precio", explica, "para que el cliente, en lugar de venir una vez al mes, pueda venir dos veces o una a la semana. Si quiere una rareza de peinado, puede ir a otro establecimiento".

Tras 15 años de experiencia en grandes empresas de distribución de productos de peluquería, Jaime Fernández comprobó en el año 2005 que "mis clientes, por entonces los peluqueros, transmitían que el mercado se encontraba estresado, con los precios inflados y prisioneros de los costes fijos". Influenciado por la introducción del low cost en sectores como el de la aviación, Fernández se puso a trabajar en un modelo de negocio para la peluquería que asegurase la rentabilidad con la exigencia de reducir a la mitad los precios. "Puse en crítica y sobre el papel la viabilidad del sector", resume.

La firma ahorra costes al no tener que invertir en formación de peinado de moda

El principal tijeretazo a los costes lo dio en los locales. "Creo que uno de los principales aciertos fue no unificar la imagen interior de los salones", esgrime. "Tenemos una imagen corporativa, pero si un local escogido para nosotros tiene el suelo de mármol blanco, no lo voy a cambiar a pizarra negra sólo porque en la imagen corporativa se disponga así", remarca el creador de la enseña; "si con la entrada de los muebles es suficiente, perfecto".

El resultado es que la apertura de un Easy Cut cuesta entre 35.000 y 45.000 euros, un precio tres veces inferior al de otras cadenas. Un atractivo añadido para abrir una franquicia. Tampoco hay muebles de diseño y no se ofrecen revistas de lectura ni cafés de cortesía.

Una vez acotada la oferta de servicios y recortado el gasto de apertura, la tijera de Easy Cut también pasa por la logística. Conocedor del mundo de la distribución de los productos de peluquería, Jaime Fernández se propuso acabar con el coste de mantener grandes stocks en almacenes. "Mis proveedores lo han entendido y ahora trabajan al día y puerta a puerta en cada local", asegura.

El modelo propuesto por Easy Cut también permite un ahorro significativo en los gastos de enseñanza del personal. "No invertimos en formación de peinado de moda, pues no es nuestro negocio. Nuestro personal no tiene que ir a academias privadas, aprende en las tiendas", explica Fernández, que al mismo tiempo se muestra satisfecho de que "esto no quita que podamos disponer de una mano de obra de calidad con unos salarios un 20% por encima del convenio laboral establecido".

Easy Cut tiene su mayor número de locales repartidos por España, pero ya se ha instalado en Andorra, Portugal y Grecia. Prevé abrir 15 nuevos establecimientos durante este año 2010 hasta superar los 70, de los cuales 60 son bajo franquicias. "Cuando creé Easy Cut no lo tenía pensado así", recuerda el fundador, "fue un propio empleado de la casa quien, llegado el momento, me planteó la posibilidad de abrir una franquicia en Gerona, cuando yo sólo tenía locales en Barcelona y Mallorca".

Fernández es consciente de que el despegue de su proyecto low cost se ha producido en plena recesión. "Es innegable que la crisis ha sido nuestro queroseno, nuestro crecimiento tan rápido sólo se entiende así", admite, pero lo explica más en las mayores facilidades para reducir costes fijos, como en la adquisición de nuevos locales, "pagamos 1.200 euros mensuales donde antes se pagaban 3.000", que en la búsqueda de servicios baratos por parte de los consumidores.

El creador de Easy Cut sostiene que el bajo coste es un modelo de negocio sobre el que ya no hay marcha atrás. "El consumidor medio europeo se dirige a mantener su nivel de exigencia por el mismo servicio, pero lo reclama a mitad de precio", afirma.

A pesar de tratarse de un territorio "virgen" para este modelo de negocio, Easy Cut no olvidó las nuevas tecnologías para su implantación, "como cualquier otra low cost", convirtiéndose en la primera peluquería del mundo en ofrecer sus servicios por internet. Desde su apertura en septiembre de 2009, el servicio online de Easy Cut ha vendido más de 87.000 servicios en sus locales. El cliente contrata en la red el servicio que quiere, el local y el horario. Es su forma de dar cita previa, y ahora acaba de abrir un nuevo servicio de venta a domicilio de productos de peluquería en 24 horas.

Sin poder dar marcha atrás

El creador de Easy Cut sostiene que el low cost es un modelo de negocio sobre el que ya no hay marcha atrás. "El consumidor medio europeo se dirige a mantener su nivel de exigencia por el mismo servicio, pero reclamarlo a mitad de precio", asegura Jaime Fernández, que observa que las compañías de bajo precio surgidas en los últimos años "se están reposicionando; podríamos hablar de una segunda generación dirigida al segmento medio de los consumidores pero que, en algunos casos, podrán llegar a competir de tú a tú con las llamadas compañías de bandera".

A pesar de tratarse de un territorio "virgen" para este modelo de negocio, Easy Cut no olvidó las nuevas tecnologías para su implantación, como cualquier otra low cost, convirtiéndose en la primera peluquería del mundo en ofrecer sus servicios por internet. Desde su apertura en el mes de septiembre de 2009, el sistema online de Easy Cut ha vendido más de 87.000 servicios en sus locales. El cliente contrata en la red el servicio que quiere, el local y el horario.

Datos básicos

Locales. La compañía dispone de 70 locales, 60 de ellos en régimen de franquicia y el resto, asociados. Cuatro de ellos se encuentran en el extranjero -uno en Andorra, dos en Portugal y uno en Grecia-. Este año, Easy Cut prevé cerrar con 15 nuevos salones.

Clientes. En Easy cut se ofrecieron durante el año 2009 más de 1,4 millones de servicios de peluquería, calculando que por sus locales pasaron más de 400.000 clientes.

Empleos. En el grupo trabajan actualmente unas 385 personas. En 2005 su fundador, Jaime Fernández, comenzó el proyecto con tan sólo dos locales, uno en Palma y otro en Barcelona.

Facturación. El pasado ejercicio Easy Cut facturó alrededor de 16,5 millones, con un incremento del 30%.

Aperturas. Por su política de reducción de gastos de apertura y no unificar la imagen interior, el coste de abrir un local de Easy Cut ronda entre los 35.000 y los 45.000 euros, una tercera parte que el de otras cadenas.

Venta online. Desde su inauguración en 2009, el sistema online de Easy Cut ha permitido la venta de unos 87.000 servicios de peluquería.

Franquicia

El sistema de franquicia con el que trabajan la mayoría de los salones de peluquería de Easy Cut no entraba en los planes iniciales de Jaime Fernández. Según explica él mismo, fue un empleado quien le hizo la oferta cuando el grupo ya tenía 25 locales en propiedad.