Premium Wine Brands

Pernod sitúa a Campo Viejo a la cabeza de su nueva división de vinos

El gigante francés Pernod Ricard afrontará la globalización del mercado con la creación de Premium Wine Brands (PWB), una organización que agrupará toda su división de vinos. En esta estructura, la marca española Campo Viejo será una de las cuatro líderes y su exportación especialmente potenciada.

El presidente director general de Bodegas Domecq, Christian Barré, presentó ayer en Logroño este nuevo esquema y subrayó que la multinacional gala "cree que las expectativas del negocio del vino están, cuando menos, a la altura de su reconocida trayectoria en espirituosos".

Premium Wine Brands, que se encuentra operativa desde julio, cuenta entre sus objetivos con la constitución de un centro de excelencia para compartir las mejores prácticas en viticultura, elaboración, producción, ventas y comercialización. "Queremos concentrar toda la sabiduría individual, desde el cultivo a la elaboración, y agrupar todos los esfuerzos para mejorar la competitividad y optimizar la eficiencia en la gestión", afirmó Barré.

PERNOD RICARD 186,90 -0,64%

Campo Viejo se sitúa como líder de las marcas españolas del grupo, en tanto que Jacob's Creek y Brancott Estate encabezarán las marcas de Australia y Nueva Zelanda. La nueva organización asumirá también las iniciativas clave de marketing para las marcas con potencial y presencia internacional, lideradas por Graffigna, desde Argentina, y Long Mountain, desde Sudáfrica.

La división de vinos de Pernod agrupa a 12 bodegas repartidas en las denominaciones de Rioja, Ribera del Duero, Rueda, Navarra, Rías Baixas y Jumilla. Ocupa a más de 500 trabajadores. En Rioja tiene una cuota del 12% y es líder absoluto en exportación, con un 17%, que se eleva al 28% en el segmento de crianzas. El grupo vende más de 70 millones de botellas de vino de marca.

Barré subrayó "la decidida apuesta por los vinos de calidad. Esta concepción nos aleja de los problemas originados por el desfase entre producción y consumo", añadió.

Ingresos y formación, los dos pilares

En el mercado actual del vino están cobrando importancia dos términos: los ingresos y la formación de los consumidores. El primero viene acentuado por el desfase entre producción y consumo, que origina voluminosos excedentes. Pero el verdadero problema no está en vender, sino en la rentabilidad de la venta.

En muchas ocasiones, el incremento de transacciones no se corresponde con el de los ingresos, enmascarando un negocio ruinoso.

Si el valor añadido constituye un reto importante, no lo es menos la necesidad de transmitir a los nuevos consumidores de grandes áreas, como China, la cultura de valoración de los vinos que se da por descontada en la mayor parte de Europa.