BBVA coloca en el extranjero deuda sénior

La Caixa se sube a la ola emisora con 1.000 millones en cédulas

La Caixa también decidió ayer aprovechar la recuperación de la confianza en los mercados para colocar 1.000 millones en cédulas hipotecarias. Se trata de la primera emisión de una caja española después de la aprobación de la Lorca y de los tests de solvencia.

La Caixa se subió ayer a la moda de emisiones de los últimos días, coincidiendo con la paulatina vuelta a la normalidad de los mercados financieros respecto a la deuda española privada. Los 1.000 millones en cédulas hipotecarias emitidos ayer suponen la primera operación de una caja después de los cambios realizados en la Ley de Cajas y de la publicación de los tests de solvencia a finales de julio.

La entidad que preside Isidro Fainé y dirige Juan María Nin colocó las cédulas con un plazo de amortización de tres años y un precio de 175 puntos básicos sobre el índice de referencia para las emisiones a tipo fijo (midswap). La operación servirá para mejorar la "excelente" posición de liquidez de La Caixa, que a 30 de junio de 2010 se situó en los 17.425 millones, el 6,2% del activo, según destacó la caja en un comunicado.

Los títulos emitidos despertaron el interés de más de 77 inversores, destacando la respuesta de los inversores internacionales, que adquirieron el 70% del total de la emisión. Destacó la participación de bancos, fondos de inversión, bancos centrales, compañías de seguros y fondos de pensiones de Alemania, Reino Unido y Francia, con un porcentaje del 23%, 16% y 11%, respectivamente.

La Caixa señaló que espera que las agencias de rating Moody's y Standard & Poor's califiquen esta emisión con un rating de Aaa y AAA a largo plazo, respectivamente, el máximo posible para este tipo de emisiones, añadió en la misma nota.

De igual modo, BBVA se sumó a las oportunidades de los mercados financieros, con la colocación de deuda sénior (la que tiene como garantía el propio banco) a dos años por importe de 1.000 millones.

Deuda del BBVA

En esta ocasión, la rentabilidad fue del 2,75%, un precio 155 puntos básicos por encima de la referencia midswap. La emisión contará con la calificación crediticia AA de Standard & Poor's, AA- de Fitch y Aa de Moody's.

El banco que preside Francisco González recibió una demanda de 1.500 millones, y la colocación se concentró en un 80% en el extranjero, especialmente en Francia y Alemania, entre más de 150 inversores en su gran parte institucionales.

Casi 4.000 millones en seis días

Con la emisión de La Caixa de ayer, rozan los 4.000 millones de euros (3.903 millones) el valor de las colocaciones de cédulas hipotecarias de las entidades financieras españolas en los últimos seis días laborables. El primer banco en romper el hielo el 26 de agosto fue Banesto, con una operación de 600 millones. La decisión de BBVA de emitir deuda sénior (no incluida en la suma) diversifica la capacidad de financiación.