Formación

Las universidades privadas lanzan los primeros grados artísticos

Los estudios de diseño copan el 75% de las ofertas para estas profesiones

Ser bailarín, músico o diseñador ya tiene categoría de grado universitario (antigua licenciatura). Desde que el pasado 16 de marzo salieran publicados en el BOE los requisitos mínimos que debían cumplir los centros que quisieran impartir enseñanzas artísticas, muchas universidades se interesaron por la nueva oferta pero sólo las privadas han tenido capacidad de ponerlos en marcha en este curso 2010-2011.

Música, Danza, Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Artes Plásticas en Cerámica y Vidrio, Diseño y Arte Dramático son los nuevos títulos que contarán con contenidos adaptados al actual espacio de enseñanzas superiores. Algunos de ellos se ofrecían antes como títulos propios expedidos por las Universidades pero sin carácter oficial.

A partir de ahora se podrán cursar como oficiales en las universidades, aunque sólo cinco privadas los han incluido en sus planes de estudios -no todos, sólo algunos- . La más activa, en este sentido, ha sido la Universidad Europea, que ofrece en este curso el Grado de Ciencias de la Danza, Diseño, Arte Escénicas, Diseño de Interiores y Diseño de Moda. También la Universidad Antonio de Nebrija cuenta con dos grados de este tipo de enseñanzas, el de Diseño de Interiores y el de Artes Escénicas.

La Universidad Camilo José Cela ha apostado por el diseño en varias de sus dimensiones (ofrece el Grado de Diseño de Interiores, Diseño de Moda y el Diseño Multimedia y Gráfico). Francisco de Vitoria y Ramón Llul también se han especializado en el Grado de Diseño.

Sin duda, una apuesta todavía escasa y muy centrada en el diseño. Así, tres de cada cuatro nuevos grados artísticos que han decidido crear las universidades tienen que ver con esta rama. Para la profesora Nuria Candela, jefa de estudios del departamento de Industriales de la Universidad Antonio de Nebrija, "es fundamental que la oferta se adecue a las necesidades del mercado". Según Candela, los centros ofrecerán aquellas enseñanzas que tengan salida en el mercado.

Por ello, la Universidad Antonio de Nebrija ha optado por sacar para este nuevo curso 2010-2011, el grado en Diseño de Interiores. Anteriormente, éste se ofrecía como diploma propio y se cursaba conjuntamente a otra ingeniería. "Vimos que el mercado acogía a los alumnos y que el diploma era muy valorado por las empresas", explica.

Además de tener en cuenta esta potencial demanda, es importante considerar también los exigentes requisitos que deben cumplir los centros que impartan este tipo de enseñanzas. La inversión en instalaciones se convierte en una importante losa económica, sobre todo para las públicas que continúan padeciendo numerosos recortes presupuestarios.

El objetivo principal con los nuevos grados es que los profesionales de estos ámbitos reciban un título homogéneo con independencia de donde cursen sus estudios (escuelas, conservatorios o universidades) y se garantice la calidad de estos planes de estudios.

Condiciones que deben cumplir los centros

Contar con unas instalaciones adecuadas y un número reducido de alumnos son condiciones imprescindibles a las que se han tenido que adaptar las universidades para poder ofertar un grado en enseñanzas artísticas profesionales.

En concreto, para impartir los estudios de diseño el número máximo de alumnos permitido es 20 en las clases teóricas y 10 en las prácticas.

Para la enseñanza de arte dramático en la parte teórica se pueden tener 24 alumnos mientras que en la práctica sólo 12. En la Danza el número se eleva a 25 alumnos.

Respecto a las condiciones materiales son necesarios laboratorios fotográficos para el diseño, teatros y almacenes para el arte dramático y talleres para la danza, entre otros.